Masaje thai y la fibromialgia

Casos clínicos del masaje thai: tratando la fibromialgia

Considero al masaje tradicional tailandés, por sobre todo, un tratamiento terapéutico. Aplicable a una vasta variedad de patologías, incluyendo, la fibromialgia. En este post, compartiré mi experiencia trabajando con un caso particular en gabinete.

La fibromialgia se diagnostica a través de un examen clínico de los síntomas que padece la persona, entre los que encontramos: dolor muscular y articular, cansancio, trastornos del sueño, debilitamiento intenso, rigidez de miembros superiores o inferiores, depresión y ansiedad, entre otras.

Una vez descartadas otras posibles patologías, se pasa a un test, donde se efectúa una presión de 4 kilogramos sobre cada uno de los 18 puntos específicos o tender points. Se considera que hay fibromialgia si el paciente percibe dolor en por lo menos 11 de estos puntos que se encuentran en articulaciones, cuello y cadera.

En otras palabras, la fibromialgia no es más que un conjunto de manifestaciones físicas de origen desconocido. Se la suele asociar a traumas de orden psicológico, pero no existe un patrón específico.

Es una enfermedad que la padece entre un 3 y un 6% de la población, principalmente mujeres de entre 20 y 50 años.

Susana tenía 46 años, en ese momento no estaba trabajando, estaba separada, y había sido diagnosticada con fibromialgia hacía 6 meses. La causa que la llevó a recurrir al masaje thai fue que su evolución en su tratamiento convencional le estaba resultando un poco lento, y uno de sus médicos le sugirió intentar con algún tipo de masoterapia.

Dado que la fibromialgia es una patología relativamente nueva de la que poco se sabe, aceptar a Susana como cliente me resultó todo un desafío.

Mi estrategia para trabajar con ella fue la siguiente:

  • Efectar presiones palmares suaves. Sobre todo la primera sesión, ha de ser lo más cercano a una sesión de relax.
  • Mantener un ritmo pausado y rítmico, con manipulaciones simples.
  • Evitar la digitopuntura en los tender points.
  • Hacer sobre todo, movilización articular en todo el cuerpo.
  • Masaje abdominal suave.
  • Incorporar estiramientos asistidos de forma gradual en cantidad y en fuerza.
  • Pasar al menos 10 minutos haciendo masaje facial y de cuero cabelludo, para facilitar la relajación y tratar el insomnio.
  • Intenté trabajar los pies, pero resultaba muy doloroso para mi clienta, así que lo descarté, salvo movilizaciones de tobillo.
  • Por último, pero no por ello menos importante, trabajar desde la intención. Siempre antes de comenzar el masaje, y justo después del saludo inicial, llevar por unos instantes la concentración a una intención de aliviar a nuestro cliente.

Con este esquema de trabajo en mi cabeza y con algo de intuición guiándome en cada sesión, a lo largo de las 6 semanas (a razón de una sesión por semana) que trabajé con Susana logramos reducir sustancialmente el dolor, al punto de que consiguió alcanzar una movilidad articular que antes del tratamiento lo le resultaba posible. Esto dio lugar a una mejora en su calidad de vida ya que podía efectuar tareas que antes involucraban mucho dolor, sin demasiado esfuerzo.

Cabe destacar que durante todo el proceso, Susana no abandonó su tratamiento habitual (que incluía medicación y tratamiento psicológico).

También quiero resaltar que cada caso es particular, y la medida de evolución del cliente depende no solo de la idoneidad del terapeuta, sino de la receptividad del propio cliente.

Por eso, si estás comenzando, se sugeriría que comiences tus prácticas con casos menos complejos, por ejemplo, gente que solo busque aliviar sus contracturas.

Ahora, si ya tienes experiencia, te invito a que te animes a trabajar con personas que padecen fibromialgia. El masaje tailandés te brindará herramientas suficientes para aportar un gran valor a la vida de esa persona que está sufriendo, y a la tuya como terapeuta.

En caso de que tengas dudas, y/o si es que esta entrada te resultó interesante, puedes dejarme tu comentario más abajo.

Nota: el nombre de la clienta ha sido modificado para preservar su identidad.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 10 comments

rosa maria jiménez - 20/06/2013 Reply

Gracias Cesar, muy interesante!
abrazos,
rosa maría

    César - 20/06/2013 Reply

    Saludos Rosa! Gracias por tu apreciación!

      hugo de la torre velazquez - 09/07/2014 Reply

      Hola Cesar, me parece muy interesante todo el material que compartes y cada día me intereso mas, fijate que recientemente un amigo sufrió de paralis facial y se comunicó con migo para que lo ayúdara, dentro de tus artículos mensionas uno que habla de las 10 lineas sen y veo que las Sahatsarangsi y Tawari trabajan este padecimiento, podrias asesorarme y decirme que tipo de manipulaciones puedo poner en practica para ayudar a mi amigo, como siempre, agradesco la atención y te mando un fuerte abrazo.

isabel - 12/01/2014 Reply

Gracias César,por contribuir al bienestar del prójimo y poner a nuestra disposición tus conocimientos.Personalmente, seguiré tus indicaciones porque trabajo como masoterapeuta,y habrá muchas personas beneficiadas con éllas.Siempre es posible aprender nuevas técnicas tendientes a ofrecer una mejor calidad de vida a nuestros pacientes.Te envío un gran abrazo.Personas como tú hacen un gran bien a este mundo.GRACIAS!!!!

    César - 14/01/2014 Reply

    Gracias a tí Isabel, sin gente como tú que apoya nuestro trabajo, no tendríamos la motivación para continuar. Gracias!!!

Pablo Ernesto - 28/03/2014 Reply

Buena, que tal Cesar!
Me acorde de este post que lei hace tiempo y lo quise releer, ya que me tocó una paciente con fibromialgia hace una semana. Ella efectivamente tenia zonas MUY sensibles. A mi en general me gusta dar masajes relativamente «fuertes», puesto que así siento que efectivamente hay un alivio de los pacientes.
Bueno, le hice, en mi opinion, un masaje suave, pero igual la paciente lo sintió demasiado fuerte. En un par de ocasiones le recorría un dolor por todo el cuerpo que yo podía sentir perfectamente recorriendome a mi también. Nunca le quise dar tanto dolor, obviamente, sin embargo pequeñas presiones de dedos le daban un dolor que la superaba claramente (y eso que ella tenia buena resistencia al dolor, tiene tatuajes, etc). También los estiramientos le dolían mucho ya que su espalda baja estaba ultra-sensible.
Ahora tendre en cuenta para la segunda sesión el hacerle más con las palmas y que sea más de relajación, el problema que siento es que me parece que se pierde un poco el «sentido» del masaje thai, ya se que en verdad la técnica se debe adecuar al paciente y no al revés, pero no estoy tan seguro si le pueda dar tanto bien con la técnica utilizada tan suavemente. Bueno, eso te quería comentar.

Saludos Cesar! se agradece muchisimo el material que compartes y el espacio para comentar/compartir experiencias.

    César - 30/03/2014 Reply

    Entiendo lo que dices porque a mí me parece igual, cuanto más fuerte y complejo el masaje, para mí mejor, pero tienes que entender que a veces menos es más. Así hago yo con los clientes que están más complicados. Muchas gracias por tu aporte Pablo!

Marcie - 23/06/2017 Reply

Hola, César;

Recién me va a tocar dar masaje a una clienta con fibromialgia y tu artículo me ha ayudado un montón. También quiero aprovechar a preguntarte, hace meses una chica con anorexia quería que le diera masaje, por azares del destino, no pudimos ponernos de acuerdo, me gustaría saber cuál es tu opinión al respecto.

Abrazos!

    César - 23/06/2017 Reply

    Hola Marcie, me alegro que te haya sido de utilidad. En cuanto a tu consulta, creo que para un caso de anorexia trataría con más énfasis el abdomen, ya que está muy relacionado con las emociones.

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies