Cómo hacer el mejor masaje thai del mundo

Cómo hacer el mejor masaje thai del mundo

Ya sea que hagas masaje thai de manera profesional o por hobby, sabrás que siempre se puede mejorar. En este post te cuento la receta para dar el mejor masaje thai del mundo.

Una cuestión de definición

Primero que nada, habría que definir qué significa “hacer el mejor masaje thai del mundo”. Verás, personalmente creo que para alcanzar la mejor experiencia en la práctica del masaje thai, debemos conseguir llevar a la práctica ciertos principios: la reciprocidad, creatividad y adaptabilidad.

1-Reciprocidad

reciprocidadCon esto me refiero a que el acto de hacer el masaje debería beneficiar a ambas partes en todos los sentidos.

Por ejemplo, si tengo que resaltar un elemento que me hace disfrutar mi trabajo de gabinete como masajista thai, éste es la fluidez en los desplazamientos.

Si logras recorrer el cuerpo del cliente con una cadencia pausada y fluida, sentirás como si estuvieras “danzando” alrededor del cliente. Eso te hará sentir muy bien, y, por supuesto, ayudará  a tu cliente a disfrutar su masaje.

También, si logras sincronizar tu respiración con los movimientos, te relajarás, y transmitirás esa misma sensación al receptor.

Si además contamos con que logras mantener tu espalda recta y respetas las reglas de la biomecánica, con cada estiramiento pasivo, también te estirarás y beneficiarás tú.

Como ves, en cada caso, el mismo acto de efectuar el masaje thai, beneficia tanto al que da como al que recibe. A eso me refiero con el principio de reciprocidad.

2-Creatividad

creatividadNunca he creído en las secuencias únicas. Es decir, hacer siempre el mismo masaje, desde el paso 1 al 150, o tenga la cantidad de movimientos que sea.

Me parece que tarde o temprano llegará el momento en que el masaje se vuelve tan repetitivo que termina aburriendo. Y si aburre al terapeuta, no estaríamos respetando el principio de la reciprocidad, y además, qué tipo de energía crees que se llevaría el cliente?

Por eso he desarrollado un sistema al cual llamo “Masaje Tailandés Creativo”. Con este sistema, me tomo la licencia de elegir el conjunto de técnicas y maniobras que sean más idóneas para mi cliente (teniendo en cuenta su tamaño, sexo, edad, estilo de vida, etc.), pero también el tipo de técnicas más efectivas para mí.

Ejemplo: si estamos a lunes, y he pasado un fin de semana maravilloso, de descanso y recreación, seguramente tendré mucha energía para el primer masaje del lunes. Entonces, cuando llegue mi cliente, veré cómo está y qué es lo que necesita, y luego haré el masaje con muchas maniobras, y con una velocidad ligeramente más rápido de lo normal, para gastar ese exceso de energía que pueda tener.

Por el contrario, si estamos a viernes a última hora, y resulta que me encuentro súper cansado porque por la mañana fui a entrenar, y luego hice unos cuantos masajes, cuando llegue mi cliente y después de la entrevista, haré un masaje más lento, con menos maniobras, y sobre todo usando mucho los pies, para ahorrar energía. De este modo me aseguro que mi cliente recibe lo que necesita y al mismo tiempo no comprometo mi nivel de energía.

Además, usar este sistema tiene la ventaja de que al crear diferentes rutinas, hacer un masaje thai se vuelve algo novedoso y divertido siempre. De ahí que en mis clases haya desarrollado un método para que mis alumnos puedan aprender una gran cantidad de maniobras, y los anime a construir creativamente sus propias secuencias, como si fueran piezas de baile.

La creatividad en el masaje thai es una pieza fundamental para mantener el disfrute de tu trabajo, aprende a crear, y estarás creando nuevos circuitos en tu cerebro, que te permitirán sacarle el máximo provecho a la técnica.

3-Adaptabilidad

camaleonTiene bastante que ver con el punto anterior. En el principio de creatividad expresaba esta idea de crear diferentes rutinas para diferentes clientes, e incluso para diferentes estados en los que te encuentres.

El principio de adaptabilidad tiene que ver con esto, pero también adaptar la técnica a las circunstancias y condiciones en las que te encuentres.

Por ejemplo, habrá situaciones en las que no dispongas del suficiente espacio para estirarte y moverte a tus anchas. No dejes que esto sea un impedimento.

Cuando estaba dando mis primeros pasos en el masaje thai, las clases a las que asistía estaban abarrotadas. Estábamos literalmente apretados como sardinas en la clase, y nos chocábamos constantemente.

Sin embargo, esto hizo que aprendiera a trabajar en espacios reducidos, y esto me fue muy útil cuando tuve que pagar mi “derecho de piso” al trabajar en los cruceros del Royal Caribbean, ya que al principio me ponían en los gabinetes más pequeños.

Si estás usando tu casa como gabinete y no dispones de mucho lugar; no importa, no dejes que eso sea un impedimento, nunca esperes a tener las condiciones necesarias para hacer un buen masaje thai (o lo que quieras en tu vida).

Tampoco las circunstancias o el tiempo deberían ser un impedimento. Sé que hay gente que cree que necesitan tener una hora y media o dos para hacer un masaje thai, lo veo en muchos formadores, pero realmente no creo que sea así.

Habrá situaciones donde no dispongas de tanto tiempo. Recuerdo una vez que Lourdes, una de mis primeras alumnas me contaba que un día se encontraba en un hospital velando por un familiar. La situación, como era de esperar, era bastante tensa, muchos familiares angustiados y preocupados por la salud de su ser querido, esperando alguna noticia de los doctores.

Pero resulta que Lourdes no había terminado mi programa de formación en masaje thai aún, pero había asimilado este principio de adaptabilidad y decidió ponerlo en práctica. Así que sin más, fue sentando uno a uno a cada uno de sus familiares en la escalera de la sala de espera del hospital, y en un momento se convirtió en la “reina del palma-pulgar-palma”.

Y lo que es mejor, fue capaz de transformar, por un rato, la vida de todos los que la rodeaban. Con solo 5 minutos de masaje a cada uno, y ubicados en un sitio poco ortodoxo, logró convertir una atmósfera de tensión, desesperación y tristeza, en una de amor, compasión y tranquilidad.

A eso me refiero con el principio de adaptabilidad, aplicando este principio podrás dar lo mejor de tí mism@ siempre que sea necesario, no habrá límites porque siempre podrás adaptar la técnica a la situación que tengas delante.

Finalmente…

Resumiendo, creo que para hacer el mejor masaje thai del mundo, solo debes:

1-Asegúrarte de que el masaje te incluye a tí. Pregúntate, esta maniobra/estiramiento/postura, también me hará bien a mí? Aplica el principio de reciprocidad.

2-Disfruta al máximo, saca tu parte más creativa. Tunea la rutina, esfuérzate por crear una rutina distinta cada vez que trabajas, y luego verás que podrás crear sin pensar en ello. Aplica el principio de la creatividad.

3-Adáptate. Si tienes la herramienta, la tienes que aplicar, no esperes a convertirte en el doble del Dr. Shivago o tener el gabinete perfecto, aplica el principio de adaptabilidad y brinda al mundo lo mejor que tienes en el tiempo que tienes y en el lugar que tienes. Mi experiencia me dice que con paciencia, las condiciones más favorables suelen aproximarse.

Muy bien, espero que estos tips te hayan resultado útiles. Si te ha gustado el artículo, puedes apoyar mi trabajo con un “me gusta”, o mejor aún, envíale el enlace a algún amigo o amiga afín a estos temas. Si estás por Barcelona, por favor, mira la columna a tu derecha, donde podrás saber sobre nuestros cursos presenciales. Muchas gracias y hasta la próxima!

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 2 comments

Pitta - 22/09/2014 Reply

Al leer la experiencia de tu alumna en el hospital con sus
familiares, recordé que hace poco, en la fiesta de cumpleaños de mi
hermano, comencé a hacerles estiramientos a dos sobrinitos, ellos
fascinados porque lo veian de juego. De pronto como pedían más y más, me
vi haciéndole a uno de ellos, masaje de pies. A los pocos minutos cayó
dormida. De ahí, al estarme observando los demás adultos, comenzaron a
pedir de chiste en chiste que siguiera con ellos, jajajajajaja, acepté y
no podía creer que estaba yo a media noche, en pleno festejo, haciendo
masaje de pies. Tenía un rato que no hacía masaje thai, pero yo poniendo
en práctica la postura, la respiración. En lugar de acabar cansada o
con sueño, fue increíble como acabé con energía. Y mis “masajeados” le
siguieron al baile con pila recargada 🙂
Gracias por ser parte de mi gusto y práctica en este bello masaje, César!
Saludos desde México 😀

    Cesar Ariel Sandoval - 22/09/2014 Reply

    Gracias por compartir Pitta!!

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies