Contraindicaciones del masaje tailandés.

Contraindicaciones del masaje tailandés

Una de las preguntas habituales que recibo en los seminarios que doy es: qué contraindicaciones tiene el masaje tailandés. En este artículo hablaré de cómo manejar este tema tan importante, de manera que podamos utilizar la técnica de forma idónea y segura.

En otro de mis artículos, hablo sobre quién pude recibir masaje tailandés, una manera similar de enfocar la cuestión de las contraindicaciones. Allí menciono que  el masaje thai es una técnica pensada para ayudar a todo el mundo, por lo que las contraindicaciones pasan más bien por un puñado de condiciones muy específicas.

En otras palabras, más que contraindicaciones de la técnica, existen contraindicaciones de manipulaciones y estiramientos particulares de acuerdo al tipo de cliente que tengamos en frente.

Lo mismo sucede con el yoga, he escuchado a médicos decir que el yoga es perjudicial porque la postura de cabeza puede comprimir las vértebras cervicales. Ciertamente que esto puede suceder, pero juzgar a la “Reina de las asanas” por lo que puede causar en un grupo particular, en este caso, las personas con una condición crónica en las cervicales, es entender equivocadamente todo el sistema.

Volviendo a la técnica tailandesa, el problema existe si solo trabajamos con una única secuencia de masaje, incluso si variamos el tipo de presión. Cuando el masaje se vuelve rígido y estructurado, es allí donde el rango de personas y circunstancias a las que se puede aplicar disminuye dramáticamente. ¡No puedes trabajar con la misma rutina de trabajo con un anciano enfermo que con una persona joven y sana! Lo que es beneficioso para algunos, resulta dañino para otros.

Cuando trabajas con el masaje tailandés como un verdadero arte de sanación, éste adquiere el potencial de ajustarse a cualquier persona, sea de la edad y constitución que sea, cualquiera sea la patología que posea.

Porque es creando una secuencia de trabajo especialmente diseñada para la persona que tenemos en frente, cuando las contraindicaciones desaparecen. Si tenemos en cuenta la edad, sexo, contextura física, profesión, estilo de vida, estado emocional y demás, podremos entender el contexto entero que rodea a la persona, y eliminar aquellas manipulaciones que no sean las más adecuadas de acuerdo a sus características.

Es decir, si trabajas con una anciana con debilidad y rigidez, deberás emplear una rutina con manipulaciones simples, con menos digitopresión y más presión palmar, menos presión y más contacto, menos estiramientos y más movilizaciones.

Si trabajas con un adolescente, podrás trabajar más estiramientos, posturas más complejas, y un ritmo algo más acelerado quizás.

Si trabajas con una persona con problemas discales en lumbares, evitarás llevar a la postura de la cobra,  y llevarás sus rodillas al pecho en la posición boca arriba. Trabajarás menos presión pulgar y más palmar.

Pero estos son solo unos ejemplos, en el marco de una sesión real de masaje pueden llegar a ti todo tipo de personas. Incluso, en mis clases hablo de las contraindicaciones, no para el paciente, sino para el masajista. Efectivamente, algo poco tratado en este ámbito es la cuestión de cuándo no es recomendable efectuar tal o cual postura para el terapeuta. Como siempre digo, no es lo mismo la primera sesión del lunes, que la última del viernes.

Si estás muy cansado, por ejemplo, te recomendaría que trabajes más de pie con tus pies y rodillas, que con todo el cuerpo a nivel del suelo. Buscando siempre el equilibrio y la economía de energía, existe siempre una postura alternativa que se ajusta mejor a tus necesidades (y las del cliente) de acuerdo a la diferencia de físico entre ambos.

En conclusión, las contraindicaciones del masaje tailandés no son más que las de cualquier otra técnica, a saber: estados de ebriedad, embarazo dentro del primer trimestre, estados febriles, virales, enfermedades musculares degenerativas, operaciones recientes (hasta seis meses), y algunas condiciones más que pueden encontrarse en cualquier libro de masaje. Para el resto, está en tus manos dominar este arte (a través de la práctica constante y la guía de un buen maestro) para quitar lo que no sirve, y emplear lo que es útil en cada caso particular. Solo así, podrás convertirte en un verdadero artista.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 1 comment

Gracias al masaje thai se recuperó de una parálisis - 28/04/2015 Reply

[…] maniobras más complejas, y espaciando un poco las sesiones. Incluso me di el lujo de efectuar maniobras consideradas como contraindicadas para personas cardíacas, diabéticas e hipertensas como mi […]

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies