El éxtasis a través del masaje thai?

El éxtasis a través del masaje thai?

Antiguamente, la medicina y la espiritualidad estaban íntimamente relacionadas. El mejor médico bien podía ser también un maestro de meditación, y viceversa.  Con el correr de los siglos, la ciencia y la razón se encargaron de separar estas disciplinas; hablar de estados de éxtasis divino se convirtió  en ámbito exclusivo del esoterismo y la religión. Sin embargo, los estados extáticos nunca fueron de  dominio exclusivo de meditadores recluidos en cuevas o chamanes de barbas largas. En este artículo te doy algunos ejemplos de personas que alcanzaron el éxtasis a través de actividades mundanas, y te cuento cómo puedes hacerlo a través del masaje thai.

El éxtasis en el deportebicis

Hace tiempo ya que he escuchado hablar acerca de “el cielo de los corredores” o “el cielo de los ciclistas”. A efectos de esclarecer este tema, me dispuse a preguntar a mi alrededor y ver qué respuestas conseguía.

Pues bien, resulta que de acuerdo a los testimonios que me llegaron, este cielo constituye un estado de conciencia en el que, luego de cierta cantidad de tiempo de mantener una actividad (correr o andar en bicicleta en este caso), se pierden los límites de la percepción corporal, la mente se entrega a una “nube” de calma y paz, y el cuerpo simplemente sigue andando y andando sin llegar a fatigarse o sentir dolor. Cierto es, claro está, que no todos los deportistas son susceptibles de alcanzar dicho estado, ni tampoco cada vez que se dedican a la actividad deportiva. No obstante, resulta interesante notar su semejanza con los estados de conciencia descriptos por los derviches en su danza circular, o a la de algunos meditadores durante su práctica de introspección.

Un cielo de los terapeutas?

Ahora bien, antes de ingresar plenamente en la relación de todo esto con el mundo de la sanación, me gustaría rescatar el hilo común entre efectuar una danza sagrada derviche, correr y meditar. Y es que mientras desarrollaba el asunto en mi mente, no llegaba a descifrar cómo una actividad mundana puede dar lugar a un estado interior igual o similar al de la meditación, la compasión amorosa o la devoción religiosa.

La respuesta vino gracias a una charla que tuve con una monja budista. Le conté la historia sobre un santo cristiano francés del siglo XVI al que llamaban “Hermano Lorenzo”, quien afirmaba que había practicado varios sistemas de meditación y oración profunda, y sin embargo, sus estados más profundos de introspección los había alcanzado barriendo la cocina del monasterio o fregando platos.

ahoraCon su hermosa voz clara, mi amiga, la monja sabiá respondió: “claro, es que todo es cuestión de estar presente en el momento presente”. Ahí está el secreto, ni más ni menos, el que medita o baila frenéticamente, el que corre o anda en bicicleta, el que lava platos o barre, todos pueden encontrar ese estado de “no yo”, un estado de armonía y paz donde el cuerpo puede mantenerse quieto o entregarse al movimiento indefinidamente, simplemente estando atento al aquí y ahora.

Únete a la danza extática del masaje thai..

Te invito pues, a hacer un ejercicio. Si ya sabes hacer masaje thai, mejor, si no, te invito a revisar nuestra video-guía gratuita de masaje tailandés, la veas, la estudies, y la practiques.

Una vez que te la aprendas, y los movimientos te resulten naturales, harás lo siguiente:

  • Te tomarás unos instantes previos al masaje, para meditar. Si no sabes cómo hacerlo, puedes practicar esta meditación guiada. O simplemente conectarte con tu respiración unos minutos, en silencio, en posición sentada y con la espalda recta.
  • Si tienes una personalidad devocional, invocarás a esa imagen que te resuena en lo más profundo de tu alma. Puede ser la forma de Shiva, Krishna, Buda, Jesús, o cualquier maestro que inspire lo más espiritual en ti.
  • Si no tienes una personalidad devocional, puedes dedicar esos segundos a visualizar una luz brillante delante de tu entrecejo, o bien recordar la sensación de estar enamorado, o  como cuando sientes una profunda y sincera compasión por alguien.
  • Por último, a partir del contacto inicial, vas a volver a conectar con tu respiración, y continuar coordinando tus movimientos con el ciclo de inhalaciones y exhalaciones todo lo que puedas.

Verás que este simple ejercicio, suele traer su dificultad, básicamente porque la mente se revela, y tiende a dispersarse. Pero si lo practicas con diligencia, notarás que poco a poco, el ruido de la mente comienza a disminuir, y comienzas a unirte al trabajo corporal desde un lugar muy diferente. Sentirás paz, y transmitirás paz. Y con el tiempo, tal vez encuentres el cielo de los masajistas thai…

Quizás en estos tiempos de “nueva era”, más que desesperar y ser parte del reproche y la queja, debamos, por un lado interpretar las manifestaciones de crisis económica como el fin de este viejo paradigma,  y por otro, comprometernos sencillamente a vivir el aquí y ahora. Y como terapeutas, movernos dentro de nuestra profesión adoptando un nuevo modelo, uno que nos permita sanar y ser sanados al mismo tiempo, trabajar, desarrollarnos, y vivir, con la extraña y a la vez maravillosa sensación de que somos Uno, algo que muy probablemente se logre “estando presente en el momento presente”.

Estás de acuerdo? Si es así, o si tienes alguna consulta o aporte, me encantaría que dejaras tu comentario más abajo.  Tus palabras enriquecerán a toda nuestra comunidad. Gracias! Compárte si te ha gustado el artículo.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 9 comments

Mercè - 25/12/2013 Reply

Muchas gracias por tus consejos, siempre son una ayuda para mejorar como personas y
poder ayudar a otros, dando lo mejor de nosotros mismos.

Deseo que pases unas muy Felices Fiestas y un Nuevo Año lleno de nuevos proyectos e
ilusiones.

    César - 25/12/2013 Reply

    Gracias a tí Mercé! Un fuerte abrazo y gracias por comentar!

    César - 25/12/2013 Reply

    Y felices fiestas también!!!

Begoña - 13/01/2014 Reply

Cesar, totalmente de acuerdo, siempre estamos centrados en el luego o mañana y no disfrutamos del momento; si queremos sanar tenemos que practicar el ahora.
Muchas gracias por los consejos y las tecnicas que utilizas ! me aportan mucho!

    César - 14/01/2014 Reply

    Mil gracias por comentar y seguir nuestras publicaciones Begoña!!!

Nicolas R. Leandro V. - 14/01/2014 Reply

Hola Cesar buen día, no pude ver el vídeo que me has enviado, si vi todas las fotos.
En espera de tu comentario.

Saludos cordiales,

Nicolas

Natalia Andrea Molina Zapata - 26/03/2014 Reply

Uyyy, que cantidad de cosas que quiero aprender. Me falta tanto, pero poco a poco lograré hacerlo.
Quisiera saber todo ya, pues me exijo mucho y me perturba la idea de hacer algo mal que arriesgue la salud de mis usuarios.

    César - 26/03/2014 Reply

    Totalmente, no hay que estresarse por lo que uno no sabe, se va aprendiendo en el camino.

Lo más importante es amar... - 14/02/2017 Reply

[…] todavía que cuando recibí ese “atisbo de iluminación”, miré al cielo y le dije a Dios: “No sé si podré llegar a vivir del masaje thai, pero el […]

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies