El yoga de los perezosos y la tradición familiar

El yoga de los perezosos y la tradición familiar

Al masaje tailandés se le atribuyen unos 2500 años de antigüedad, y una de las razones por las que ha logrado llegar hasta nuestros días ha sido fundamentalmente por transmisión generacional. En las líneas que siguen me dedicaré a describir el impacto de esta cultura de masaje en el seno familiar, y comentar acerca de su peculiar denominación como “yoga para perezosos”.

En primer lugar hemos de resaltar el hecho de que tanto el yoga como el masaje tailandés nacen a partir de la necesidad de recuperar los entumecidos cuerpos de los meditadores. ¿Por qué entonces una se ha enfocado al ejercicio y la otra al masaje y las posturas asistidas?

Algunos maestros tailandeses alegan con una sonrisa picaresca que como son un pueblo perezoso, prefieren el yoga pasivo al yoga activo. Particularmente encuentro esto difícil de creer teniendo en cuenta que para que haya alguien recibiendo masaje y yoga asistido, ¡tiene que haber alguien que ejecute el masaje y asista las posturas! En otras palabras, solo uno puede darse el lujo de tener «pereza».

Posea o no el pueblo tailandés esta característica, está claro que hemos de estar agradecidos por ello. El yoga para perezosos, yoga pasivo, o simplemente masaje thai, con su particular técnica ha contribuido a mejorar la vida de millones de personas en Tailandia, desde las zonas rurales hasta las grandes ciudades, donde la medicina tradicional, el masaje y la medicina occidental coexisten pacíficamente.

Llama la atención lo que sucede en las zonas rurales, donde la seguridad social del Estado es escasa o nula. Resulta interesante ver que a pesar de la precariedad de sus recursos, no viven tan mal como uno podría imaginarse. Probablemente por llevar adelante una vida más tranquila, y sobre todo, por contar con una tradición ancestral de masaje en el núcleo familiar, transmitido de generación en generación.

En efecto, en ciertas poblaciones rurales aun hoy sucede que varios o todos los miembros  de la familia se convierten en “el masajista de cabecera”, como en la etnia Lanna, en el norte de Tailandia. Esta etnia se compone principalmente de campesinos que después de trabajar largas y arduas horas en la tierra, alivian sus tensiones a través del “tok sen”, un estilo bastante peculiar que se vale de una maza de madera y un palillo para estimular, a través de percusiones, cada rincón del cuerpo.

Y este es solo un ejemplo de muchos. A pesar de que la cultura tailandesa ha sufrido enormes transformaciones a partir de su influencia con occidente, en muchos sitios aun subsiste, como acabo de relatar, esta tradición familiar de masaje. Como el caso de Torn, ex maestra y terapeuta del Viejo Hospital de Chiang Mai, una verdadera perla viviente, por su increíble calidad y originalidad técnica, heredada de un extenso linaje de terapeutas.

Pero no hace falta ser masajista profesional para hacer uso del masaje en casa. Contar con una herramienta tan versátil y terapéutica como el masaje tailandés en el ámbito hogareño puede ser tan poderoso como para aumentar considerablemente la calidad de vida de la familia, ahorrar dinero en medicamentos, y recuperar las riendas de la salud propia y la de los nuestros. ¿Te gustaría dar y transmitir una medicina natural a tu familia?

Hoy puedes dar ese paso para introducirte en el mundo de las terapias naturales. Suscríbete a nuestro boletín y recibe gratis una video-guía de masaje thai para principiantes. Y a experimentar la magia del masaje thai!

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies