Cómo cambiar de trabajo y vivir del masaje

Cómo cambiar de trabajo y vivir del masaje

Si tienes un trabajo que no te gusta y sientes pasión por los masajes, sigue leyendo porque en este post te contaré cómo hacer la transición a vivir de las terapias.

Sé lo que es vivir de un trabajo que no te gusta.

De hecho sé lo que es vivir de un trabajo que odias y te lleva a levantarte cada día diciendo ¿por qué me haces esto Dios?

Yo viví así más tiempo del que quisiera reconocer, en esa época no tenía una guía, no tenía ni idea de cómo hacer para salir de mi empleo de oficina y pasar a vivir de mi trabajo como masajista.

Tuvieron que pasar unos cuantos años y varios topetazos contra la pared para al fin aprender cómo lograrlo, y ahora quiero compartir contigo algunas de esas enseñanzas.

Debes ver tu vocación como un negocio

Lo primero que tienes que entender es que esa pasión que sientes por los masajes es fenomenal, y necesitas verlo como un negocio.

Hay personas que usan la palabra "negocio" con una connotación negativa, como si ofrecer un buen servicio a los demás y recibir dinero a cambio fuera algo malo.

Tenemos que empezar por esto: el objetivo del negocio es ofrecer un bien o servicio y cobrar por ello.

Si quieres vivir de tu pasión, tienes que tener claro que está bien vivir de lo que amas, está bien recibir dinero ofreciendo tu ayuda a los demás, y cuanto más ganas, es que más impacto está teniendo tu trabajo, estás ayudando a mucha gente.

Creer que hacer o tener un negocio es algo malo, no te ayudará a trabajar por tu cuenta y lamentablemente te costará mucho despegar.

Vivir de tu vocación implica que tendrás que ganar dinero a través de tus habilidades, y eso es algo maravilloso, no vas a estar robando nada a nadie, vas a estar recibiendo una recompensa económica por aliviar el sufrimiento del mundo.

Ten un colchón

Desafortunadamente veo muchos casos de gente que, de forma impulsiva y por hartazgo terminan dejando sus trabajos sin un plan, para luego verse en una situación precaria y más estresante que antes.

Si quieres dejar tu trabajo y pasar de empleado a terapeuta profesional autónomo, debes tener una de dos: o te consigues un trabajo de media jornada que te dé el tiempo de empezar a darte a conocer y empezar a hacer masajes, o te buscas otro empleo full time y empiezas a ahorrar hasta que tengas ahorrado lo suficiente para vivir entre 6 y 12 meses sin trabajar, de forma que puedas dedicarte al 100% a tu vocación.

Yo hice esto, dos veces.

La primera vez fue cuando trabajaba para el Estado, decidí renunciar en una fecha estratégica que me permitía cobrar un buen dinero por bonificaciones varias, y con ese dinero viví un tiempo hasta que me arriesgué a probar suerte en otra parte, allí fue cuando resolví hacer las maletas y venirme a España.

La segunda vez fue cuando trabajé como terapeuta de spa en los cruceros del Royal Caribbean Cruises.

Allí trabajé duro y junté dinero para viajar por el Sudeste Asiático, y al volver me aseguré de que me quedara suficiente como para vivir de forma austera durante un año mientras hacía lo necesario para generar presencia y ganar mis primeros euros por mi cuenta.

Tienes que entender que cuando decides desarrollar un proyecto, aunque la idea sea buena, aunque tú seas buen@, llevará tiempo arrancar, en general habrá contingencias que no habías planeado, tendrás gastos extras, te será más difícil de lo que esperabas.

Por eso necesitas capital, y si el capital no sale de tus ahorros, tiene que salir de un empleo alternativo que los cubra tus gastos y los del negocio mientras éste despega.

Tu proyecto, tu negocio, es como una planta.

Seguro que no se te ocurriría plantar una semilla de higo hoy, y pedirle frutos mañana, ¿verdad?

Para que puedas vivir bien del masaje, primero tienes que cuidar de tu proyecto - planta.

Tienes que invertir tiempo y dinero, trabajar en él y tener paciencia, esperar a que se haga fuerte, y solo así podrás empezar a recoger los frutos.

No quiero que te desmoralices, pero a mí me llevó 10 años rentabilizar mi actividad como masajista.

Tranquil@, esto no significa que a ti te llevará tanto tiempo, solo quiero que pienses en eso la próxima vez que te vengas abajo porque no te salen masajes, o porque creas que ya deberías poder vivir de tu arte.

Esto no tiene por qué ser algo negativo, el tiempo es una barrera que te lleva a plantearte lo que realmente quieres.

Si puedes pensar que existe la posibilidad de que falles una y otra vez los próximos diez años y aun así deseas continuar, tu éxito está asegurado, no solo lograrás vivir del masaje, el camino será menos sinuoso y estará lleno de aprendizajes a nivel profesional y personal, bienvenid@ al club :-).

Aprovecha cualquier oportunidad para definir quién eres

No importa que la mayoría de tus ingresos provengan de un empleo que no te gusta, tú eres masajista, y debes definirte como tal en toda situación que se te presente delante.

No solo eso, tienes que realizar acciones concretas diariamente para que tu público potencial sepa de tu existencia.

No puedes esperar a que simplemente los clientes aparezcan, usa todos los medios que puedas para darte a conocer, y si no sabes cómo conseguirlo, parte de tu trabajo será investigar cómo hacerlo o contratar a un mentor.

Trabaja, festeja, repite

¿Sabes cómo se consigue una consulta llena?

Con un cliente a la vez.

Así que festeja cada vez que viene un nuevo cliente, da igual que sea con un vaso de zumo de naranja o invitando a tu pareja un café, cada nuevo cliente es símbolo de que tu proyecto está vivo, y de que estás cumpliendo tu misión, tu parte del trato.

Después del festejo / ritual de celebración debes ponerte manos a la obra otra vez y seguir trabajando, reinvierte todo lo que puedas de esas ganancias para publicidad, mentorías, cursos y todo lo que mejore tu visibilidad y la calidad de lo que ofreces.

Tu proyecto se nutre y crece no solo cada vez que haces un masaje, se nutre cada vez que lees un libro, cada vez que investigas nuevas formas de llegar a la gente, cada vez que expandes tu mente.

Así que mi consejo es que los primeros tiempos guardes una parte (o todo si puedes) de lo que ganes para acelerar el crecimiento de tu negocio, solo así podrás salir completamente de ese trabajo que no te llena y vivir 100% de lo que te gusta.

Corolario & resumen

Por más que no tengas recursos, por más que lo tengas todo en contra, vivir de tu vocación por el masaje es posible.

Solo necesitas pasión y tiempo.

Necesitas saber que vas a ganar dinero con tu propio esfuerzo y asegurarte que te sientes bien con esa idea.

Necesitas dinero para vivir mientras das los primeros pasos, ya sea con un trabajo de medio tiempo, o ahorrando todo lo que puedas para vivir sin trabajar una temporada.

Y por último, necesitas invertir tiempo y dinero en promocionarte, conocer a tus clientes y pulir tus habilidades.

Sobre todo, necesitas un plan, aunque sea un plan sencillo que te lleve a dar esos primeros pasos, sabiendo que lo más probable es que el plan se transformará sobre la marcha, y que pase lo que pase seguirás adelante.

Si haces esto, ten la certeza de que lo conseguirás, el mundo necesita tus terapias.


Espero que estos tips te hayan sido de ayuda y motivación.

Si quieres aprender a hacer masajes con la filosofía del crecimiento, si quieres aprender a sanar a los demás mientras te sanas a ti mism@, pasa a ver mi curso presencial de thai terapéutico, libros y cursos online.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies