Cómo fortalecer los dedos para hacer masajes más fuertes

Cómo fortalecer los dedos para hacer masajes más fuertes

Una interesante cualidad que puedes adquirir para hacer masajes más intensos cuando haga falta, es la fortaleza en los dedos, y en este post te contaré cómo lograrlo para hacer masajes más fuertes sin hacerte daño.

Todavía recuerdo cuando trabajaba como terapeuta de spa en el Royal Caribbean y cada vez que venía al spa un cliente de constitución grande, mis compañeras huían despavoridas y pedían que me pasaran el cliente a mí.

Tampoco es que yo tuviera una gran constitución (con mis apenas 1,65 de altura y 60 kilos de peso), pero sí tenía dos habilidades que mis compañeras carecían, y eran la capacidad de usar mi peso corporal (debido a mi dominio del masaje thai) y la fuerza en los dedos y manos.

Ninguna de ellas las recibí como herencia,  no tengo un don natural, así que al principio no sabía cómo usar mi peso ni cómo ganar fuerza en los dedos y manos.

Ambas las he ido adquiriendo con constancia y dedicación, así que lo mismo puedes hacer tú.

Pero primero veamos algunas ventajas de fortalecer tus dedos

-Evitarás la fatiga.

Si cada día salieras a correr 3 kilómetros, y un día tienes que correr 200 metros para alcanzar el bus, crees que te cansarías? Claro que no, porque tu cuerpo ya estaría acostumbrado a cierto nivel de esfuerzo. De la misma manera, si haces ejercicios de fuerza con los dedos, lograrás una mayor funcionalidad para hacer masajes, sobre todo cuando vienen clientes grandes y robustos.

-Evitarás lesiones.

De la misma manera, si tuvieras una vida demasiado sedentaria y de golpe te vieras en la necesidad de correr 200 metros, no solo te cansarías, puede que hasta llegaras a lesionarte (especialmente si pasas los 40), porque tu cuerpo no está acostumbrado y se resiente ante un esfuerzo de esa naturaleza. Con las manos sucede lo mismo, si no las sometes a un estrés controlado (esto es, una rutina de ejercicios de intensidad gradual), a la hora de hacer muchos masajes con clientes grandes, sufrirán y con el tiempo te obligarán a suspender o incluso abandonar tu oficio.

-Tendrás más confianza.

No sabes la cantidad de veces que al venir un cliente grande y tener contacto conmigo por primera vez, me han mirado con cara de «si seré capaz». Me encantan estas situaciones porque me dan la oportunidad de poner en práctica mis habilidades y demostrar que aunque sea de constitución pequeña, tengo lo que hace falta para hacer un masaje de excelente nivel y presión, sin quedar exhausto.

Lo que necesitas

Lo más importante aquí es la constancia, entender que lo que queremos lograr será efectivo en la medida que le dediquemos un poco de tiempo regularmente, es mejor 5 minutos al día que 50 cada 10.

Así pues, te recomiendo estar dispuest@ a dedicar tiempo a tus dedos al menos 1-5 minutos al día, con eso será más que suficiente, recuerda que lo que buscamos es el efecto acumulativo (como un interés compuesto).

Aparte del tiempo, algunos elementos que necesitarás son: un espacio donde tumbarte boca abajo, una esterilla de yoga (opcional), y una barra o el borde de una puerta.

Preparados, listos…

Muy bien, una vez que tienes todo dispuesto, vamos a la práctica.

Ejercicio 1: túmbate boca abajo, apoya la punta de los dedos en el suelo, y comienza a caminar con las manos hacia atrás y hacia adelante. Si es demasiado fuerte para ti, puedes apoyar las rodillas en el suelo. Repite esto al menos 3 veces.

Ejercicio 2: desde la misma posición, haremos flexiones de brazos, apoyando los dedos en el suelo en lugar de las palmas. Si no logras hacer esto, nuevamente, apoya las rodillas en el suelo o ponte de pie y hazlo contra una pared. En este último caso, cuanto más cerca de la pared te encuentres, más fácil será. Realiza 3-4 sets de 4-12 repeticiones cada una.

Ejercicio 3: cuélgate con ambas manos de una barra (también puede ser una rama de un árbol, o el borde de una puerta, yo uso esta barra que se engancha en el marco de cualquier puerta). Lo ideal es que te cuelgues durante 3-4 sets de 30 segundos, pero lo que sea que aguantes al principio estará bien. Una vez que logras mantenerte con facilidad durante 30 segundos, te recomiendo probar hacerlo con una sola mano. En cualquiera de estas dos variantes, no solo lograrás mejorar la fuerza en tus manos y dedos, también reforzarás el «grip», es decir la fuerza en el agarre, que resulta tan útil para el amasado y otras técnicas de masaje, y también estirarás tu espalda. Esto es muy importante porque entre el esfuerzo del masaje y el efecto de la gravedad, tu espalda irá comprimiéndose, y con este ejercicio lograrás revertirlo, de hecho estarás usando la gravedad a tu favor.

Una cosa más

Para asegurarnos de que conseguirás ver los beneficios de estos ejercicios, es preciso que se vuelvan parte de tu rutina.

Mi consejo es que recuerdes no solo las ventajas de fortalecer tus manos, también cómo te puede llegar a afectar el no tener manos y dedos fuertes, así tendrás un refuerzo positivo y uno negativo para ponerte en marcha.

También recomiendo que te propongas un espacio de tiempo acoplado a alguna rutina que ya esté implantada en tu vida, por ejemplo después de cepillarte los dientes. De esa manera, como el acto de cepillarte los dientes ya es un hábito cotidiano, si te propones hacer los ejercicios inmediatamente después, lograrás transformarlo en algo habitual mucho más fácilmente.

Ya sé lo que estás pensando: «no tengo tiempo».

Así que te voy a dar un último tip: propónte dedicar un tiempo tan ridículamente pequeño que resulte imposible decir que no.

Por ejemplo, en vez de pensar «voy a hacer los ejercicios que recomienda César durante 20 minutos», piensa: «voy a fortalecer mis dedos durante 1 minuto», y a continuación elige alguno de los ejercicios que te recomendé más arriba.

Lo más probable es que al cabo de 1 minuto, tu mente diga algo así como «hey, creo que puedo hacer un minuto más», y esto de lugar a unos cuantos minutos más de ejercicio.

Y si así no lo fuere, de todas maneras habrá sido bueno para ti, al fin y al cabo, es mejor  un minuto trabajado que veinte no hechos, no te parece?


Muy bien, llegado a este punto, espero que te hayas dado cuenta de una cosa, los consejos finales sirven para adquirir cualquier tipo de hábito, ya sea para salir a correr, leer, meditar, lo que sea.

Así que espero que los aproveches y llenes tu vida de buenos hábitos, incluyendo el de hacer los ejercicios de fortalecimiento de dedos para que hagas masajes más fuertes sin riesgo.

Si quieres aprender más formas de cuidarte al hacer masajes, e ir más allá de la técnica thai, pasa a ver mis cursos presenciales y programas online, seguro que te encantarán.

Cualquier duda ya sabes, estoy aquí para ayudarte.

¿Conoces a alguien a quien le podría ayudar este artículo? Compártelo o mejor aún, envíale la url por email.

Que seas cada vez más fuerte, saludable e inteligente y que ayudes al máximo de personas.

Abrazo y bendiciones.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies