Cómo me libré de los clientes que buscan "final feliz"

Cómo me libré de los clientes que buscan «final feliz»

El hacerte profesional en el masaje implica no solo conocer bien la técnica que vas a emplear con tus clientes. Convertirte en profesional implica tener la capacidad de manejar las situaciones que se te presentarán con los diferentes tipos de personas a las que te tocará atender. En el post de hoy te cuento cómo tratar a los clientes que buscan «final feliz«.

-Hola, si, haces masaje con todo el cuerpo?

Durante una época de mi carrera profesional, me había formado una idea muy clara de qué tipo de clientes no me gustaban: detestaba a la gente que asociaba el masaje con los servicios sexuales.

Tal vez porque había desarrollado un amor y respeto tan grande por el masaje thai, que me resultaba duro imaginar cómo había personas que podían tergiversar una práctica sagrada creada por monjes, en un servicio sexual enmascarado de terapia.

Pero como dice Robert Fritz en su libro «The path of least resistance«, no lograrás conseguir tus objetivos concentrándote en lo que no te gusta». Es como si intentaras llegar a Zaragoza decidiendo NO ir a Madrid.

Total que, en vez de conseguir trabajar con mi cliente ideal, lo que sucedió fue que recibía bastantes llamados de personas un servicio «diferente», y creé una especie de bola: más me llamaban, más rabia me daba ese público, y luego más me llamaban.

Pero el gabinete de masaje puede ser una perfecta aula para aprender sobre la vida si prestas atención. Y esta no fue la excepción en mi caso.

Más que un fastidio, una oportunidad

Comencé a preguntarme por qué me sucedía algo así justo a mí, que me tomaba mi trabajo tan seriamente. Qué tenía que aprender con ese tipo de público? Cómo hacer para que dejen de llamarme?

Poco a poco las respuestas fueron llegando en forma de ideas que arribaban en cualquier momento del día.

Comencé a darme cuenta de que necesitaba expandir mi conciencia y resolverme a encontrar una salida creativa para no volverme loco o comenzar a pensar que me había equivocado de oficio.

Revelación 1

La primera gran revelación fue acerca del por qué me sucedía esto: yo mismo lo estaba creando! Al poner mi atención hacia el tipo de cliente que no me gustaba, estaba justamente atrayéndolo, si en lugar de eso me hubiera concentrado en el tipo de público con el que SI deseaba trabajar, estoy convencido de que la historia hubiera sido diferente.

Revelación 2

La segunda revelación fue acerca de qué debía hacer con este tipo de clientes. Como dice Suzanne Powell en su libro «Atrévete a ser tu maestro«: «El universo te regala lo que no te gusta para que aprendas a amarlo».

Entonces fue que comencé a desarrollar una idea diferente sobre el tipo de personas que piden final feliz, comencé a verlos como hijos de Dios que son igual que yo. Sin darme cuenta, había desarrollado un ego de terapeuta que me daba la «autoridad» para juzgar a otro ser humano por sus gustos y apetitos. Pero qué sabía yo de esa persona para etiquetarla? Qué le había pasado a esa persona que necesitaba canalizar su energía sexual durante una sesión de masaje?

Amor, compasión, bendición

Pasé de una sensación de rabia a una absoluta compasión. E incluso cuando llegaban a mi gabinete, y podía ver que querían tocarme o hacían algún comentario en tono sexual, o alguna propuesta directa o indirecta, en vez de indignarme, comencé a reaccionar diferente y reírme de la situación.

Básicamente, cuando el acoso era verbal, dejaba bien claro y con un tono tranquilo, que nada de lo que se imaginaba iba a suceder. Y si la cosa iba por querer tocarme, apretaba su mano contra la camilla o el futón, y luego aplicaba digitopuntura con mucha presión, al punto de hacerle doler de forma deliberada. Hacía esto una vez, máximo dos, y la situación se calmaba y volvía a la normalidad. Hasta me daba el lujo de reírme de lo ocurrido.

Una vez que cambié mi chip, dejé de juzgar, me alejé de la rabia y el drama, y no necesité hacer nada más para dar un giro a la historia. Así es, fue un cambio en mi interior lo que hizo que ya no recibiera más este tipo de llamadas ni este tipo de clientes en mi gabinete, simplemente dejaron de aparecer.

Fantástico! Me había librado por fin de los clientes que no me gustaban, ahora solo faltaba aprender a atraer a los clientes qué sí me gustaban… pero eso es parte de otra historia.

Resumiendo…

-Si nunca tuviste que lidiar con este tipo de propuestas dando servicios de masaje, o estás pensando en convertirte en profesional, que sepas que te puede pasar. No te preocupes, realmente no vale la pena hacerse mala sangre, por cada uno que quiera algo más en el masaje, tendrás a mil que se sentirán más que satisfechos y agradecidos con el trabajo terapéutico que les ofrezcas.

-En vez de indignarte y maldecir a tu cliente, bendícelo, piensa que puede haber mil y una situaciones en su vida para animarse a pedirte ese servicio extra.

-Encara la situación con tranquilidad pero con firmeza, aprende a comunicarte con claridad y tono neutral para informar que tu masaje es estrictamente terapéutico.

-Finalmente, desdramatiza toda la escena, mejor aun, encuentra una salida creativa y tómatelo con humor.

Si te has sentido reflejado/a de alguna manera, espero que el contar mi experiencia te haya ayudado de alguna manera. Si alguna vez te ha ocurrido y quieres compartir tu historia, creo que podrías enriquecernos a todos los que formamos parte de esta gran familia que es Shivathai. Déjame tu comentario más abajo, y si te apetece, haz click en «me gusta» para que pueda evaluar si mis temas y mi prosa son de tu agrado. Desde ya muchas gracias.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 22 comments

Talia - 02/02/2015 Reply

Muchas gracias por compartir experiencias. Siempre resulta de gran ayuda. A mí particularmente no se me han dado muchos casos. El último que fue hace ya mucho tiempo sí recuerdo que ante la pregunta de si el masaje tenía final feliz, sin enfadarme y muy tranquila le dije que sí, que tenía final feliz, es «cuando usted me paga caballero». Evidentemente entendió perfectamente que yo no hacía esa clase de servicios. Pero tienes toda la razón, cuando uno deja de enfocarse en lo que no le gusta y empieza a vibrar en el amor, enfocándose en los verdaderos objetivos a conseguir… todo sucede!

    César - 02/02/2015 Reply

    Fantástica respuesta a tu cliente Talia, te felicito por tu imaginación y sentido del humor. Saludos.

Graciela - 02/02/2015 Reply

Gracias Cesar por publicar tu experiencia.
Pienso que todos los que hacemos este tipo de masaje, estas expuestos a esa interpretacion.
Cuando me sucedio lo que hice fue, pedirle el correo electronico, y le envie un enlace para que viera una demostracion del VERDADERO MASAJE THAI. Adjunte los beneficios , y le dije que me llamara para coordinar una sita.

Graciela

    César - 02/02/2015 Reply

    Gracias por compartir Graciela. Saludos.

Alma - 02/02/2015 Reply

¡Hola César!
Yo también tuve alguna experiencia con clientes que buscaban «algo más» que un masaje. La primera vez que me pasó, me llevé un disgusto tan tremendo (el hombre me arrinconó en una esquina de la sala donde doy los masajes en mi casa) que dejé de dar masajes durante unas semanas y después aceptaba a hombres con bastante miedo. Me quedé como estancada en mi práctica y empecé a detestar dar masajes. Al cabo de unos cuantos meses decidí empezar terapia y allí solucioné el tema sin abordarlo directamente.
En mi caso, mi problema era, por un lado, de una falta de amor y respeto hacia mí misma; por el otro, había estado en relaciones de abuso y, en general, mi relación con los hombres se basaba en el miedo. Empecé a trabajar el amor y respeto hacia mí misma y empecé a sentirme más fuerte y sin miedo. Al cabo de unos meses no me sentía amenazada por ningún hombre. Y mi práctica fue mejorando a partir de ahí. Sí que tuve a otro paciente que empezó a sacarme el tema sexual pero yo supe llevar la situación. Le dije tranquilamente que había gente que asociaba el masaje con el sexo pero que éso no era lo que yo hacía. Y ya no he vuelto a tener más problemas.
Un saludo, Alma

    César - 02/02/2015 Reply

    Excelente testimonio Alma, gracias por compartir. Saludos.

Jose Luis Fernandez - 02/02/2015 Reply

Gracias a Dios no he tenido que pasar por esa exxperiencia, te felicito por haber lidiado con eso de la mejor manera, saludos y gracias por compartir

    César - 02/02/2015 Reply

    Gracias Jose Luis. Saludos!

Ana Fdez. - 02/02/2015 Reply

Ya que nos animas a compartir experiencias sobre el tema, os cuento la mía:
No me dedico profesionalmente al masaje, pero en uno de mis intentos de empezar a pensármelo en serio hace un tiempo, se me ocurrió poner un anuncio en una web de anuncios de mi provincia ofreciendo mis servicios como masajista a domicilio. El texto era de lo más austero y técnico, la fotografía que puse era de una espalda, con un fondo de sábana blanca y unas manos limpias de todo, con uñas cortas, sin pintar, ni anillos, ni pulseras… En fin, todo muy limpio, puro, blanco. Llegué a recibir unas 10 llamadas, absolutamente todas eran de hombres que claramente buscaban «algo más». Cuando me harté de contestar ese tipo de llamadas y pasar apuros (afortunadamente se aclaró siempre por teléfono) eliminé el anuncio y lo dejé todo para mejor ocasión.
Probaré a gestionar mejor las emociones (las mismas que comentas que tuviste). Me parece muy interesante como lo conseguiste.
Gracias por compartir César.

    César - 02/02/2015 Reply

    Gracias por compartir tu historia Ana. Saludos!

EnergíaVivaYTú - 02/02/2015 Reply

Hola compañeros!
Pues a mí me sigue pasando de vez en cuando, y la verdad, ha llegado un momento en mi vida en este tipo de clientes me hace mucha gracia y lo que hago es explicarles los inconvenientes de sus prácticas y en muchas ocasiones me ha servido para llevarles a mi terreno y acaban viniendo a mis sesiones. Digamos que de alguna manera, la labor que ejerzo como educadora y terapeuta transpersonal toca de vez en cuando hacerla. Y sí, yo también me di cuenta de que cuando llegan es porque mis pensamientos se enfocan por algún motivo en ese tipo de clientes y es cuando aparecen, pero la centrarme en otros pensamientos y objetivos vuelven a desaparecer. Bueno, España aún tiene mucho que aprender con respecto a masaje, y simplemente, a ese tipo de personas, les mando mi más cariñoso mensaje.
Feliz semana a todos.
Namaste.

    César - 02/02/2015 Reply

    Gracias por tu testimonio! Saludos.

Ara - 03/02/2015 Reply

¡Hola César! Gracias por. Compartir y proponer.
Me a pasado 2 veces que me pidieran verbalmente el final feliz. Y muchas veces me a tocado sentir la excitacion sexual del cliente y visualizar las erecciones. En el caso de la propuesta verbal (ya que el Sr. tenía tremenda erección) justo cuando le iba a decir que no trabajaba de esa forma…sonó su móvil y ¡era su esposa! Se puso tan nervioso que empezó a inventar estupidez y media. Yo le veía con cara de compasion. Al colgar le pedí que me pagara y se retirará. Volvió a llamar varias veces pero nunca mas lo agendé. En el caso de las erecciones lo tomo con calma y trabajo profundo en la respiración del cliente. Una mano en su corazón y la otra en su frente. Poco a poco se relajan y se van tranquilos sin sentirse fatal y regresan con otro chip.

esther ortiz - 03/02/2015 Reply

Hola Cesar me encanto tu testimonio. Y yo que crei que era la unica que habia pasado por situaciones asi! Al grado de pensar que me habia equivocado de profecion y con lo que me gusta mi trabajo. Eso en cierto modo me entristecia porque algunos clientes me decian que sacaban cita para acercarse a mi y no porque les interesaba el masaje. Siempre fui muy clara en cuanto a los efectos y beneficios del masaje terapeutico. Algumos clientes lo comprobaron y siguieron obteniendo los benedicios pero primero tenia que lidiar con esa molestia de aclararles. Ahora lo que hago antes de empezar una sesion por primera vez lleno una hoja clinica con los datos del cliente con sus datos personales,enfermedads,padecimietos etc. En la segunda hoja aclara que es un tratamiento terapeutico y sus beneficios. Y cualquier situacion fuera de esto. Incluyendo la sexual seria interrupcion inmediata de la terapia y el clente esta obligado a pagar.Algunos firman sin leer y otros leen y se convencen que estaban equivocados en cuanto a sus intenciones. Con esto yo me siento mas tranquila. Gracias Cesar saludos desde Mexico!!

rosamaria jimenez - 05/02/2015 Reply

Gracias Cesar por compartir tu experiencia y por saber transformar lo que no es bueno para nosotros en algo que nos hace crecer.
abrazos,
rosita

Raiza - 16/04/2015 Reply

Estimado Cèsar:

Agradecida siempre de tus recomendaciones tan sabias. gracias por compartir esas experiencias que ayudan tanto en este camino. si en realidad hay que lidiar con ese tipo de clientes, suele ocurrir y es muy duro que te irrespeten de esa manera, suelo rechazar a las personas que no me inspiran confianza y observo mucho su disposición antes de atreverme a tocarles. Me gusta entablar un rapport antes como para explorar actitudes. y simplemente si no me gusta hablo claro.Abrazos cariñosos!

Raiza

    César - 16/04/2015 Reply

    Gracias por tu comentario Raiza. Un abrazo.

Cesar - 04/11/2016 Reply

Muy buena actitud!!.
Ahora, quisiera hacer una consulta…
No quiero faltar el respeto, pero hace tiempo ya, tres años, voy con cierte periodicidad a un masajista, al principio me quedaba en ropa interior pero con el tiempo y la confianza y para mayor comodidad comence a quedarme desnudo, en alguna ocación he sufrido alguna erección involuntaria, jamas ha pasado nada ni pretendí que pase pero unas seciones atrás un día note que el que había subrido una erección era mi masajista, es factible esto? es común?

javiera - 26/12/2017 Reply

Hola! Muchas gracias por contar todas sus experiencias. Yo estoy comenzando hace muy poco y aun no me ha tocado alguien con otras intensiones. Lo que yo hago para prevenir, cuando me escriben para pedir hora, les hablo en prural, por ejemplo: La tecnica que utilizamOS es…. NuestRA consulta esta ubicada en…. ATENDEMOS en… y asi…. para que desde un principio no piensen que estoy sola.

Que esten muy bien!

    César - 03/01/2018 Reply

    Muy buena aportación Javiera! Un abrazo.

Gabriela almaraz Angeles - 17/03/2018 Reply

Qué pasa cuando el receptor esta en estado de excitación que se puede hacer

    César - 20/03/2018 Reply

    Hay que adoptar una actitud profesional, o sea no hacer nada, salvo que el cliente quiera propasarse. Al final, el estado de excitación es responsabilidad del cliente, no nuestra, y mientras no quiera pasar a más, no tenemos por qué prestarle mayor importancia.

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies