El verdadero costo de no darte a conocer

El verdadero costo de no darte a conocer

Si haces masajes de manera profesional y te resistes / aburre / da pereza darte a conocer, sigue leyendo porque en este artículo hablo sobre el verdadero costo de no hacerlo o no hacerlo bien.

Cuando comencé mi carrera profesional allá por el 2002, pensaba que lo mejor que podía hacer para trabajar más y mejor, era seguir formándome.

Esto de alguna manera era así, ya que por aquel entonces sentía una intensa necesidad de seguir puliendo mi técnica, para así tener más herramientas, más confianza, y atraer más clientes.

¿Clientes o pacientes?

Antes de continuar quiero aclarar que, por lo menos en España, Argentina, y la mayoría de los países occidentales, si haces masajes, no tienes "pacientes", tienes "clientes".

Aunque la palabra "clientes" te suene a trato comercial, el derecho exclusivo del uso de la palabra "pacientes" la tienen los médicos y los fisioterapeutas, si no eres médico o no vives en Tailandia o Suecia, por razones legales te recomiendo que te refieras a las personas con las que trabajas como "clientes".

¿Qué más da que la legislación no te permita usar la palabra "pacientes" si de todas formas estarás ayudando?

Algo tan necesario como tu formación

Ok, una vez hecha la aclaración, continuamos.

Como decía, el mayor compromiso con mis clientes era mi formación constante para disponer cada vez de nuevas y mejores herramientas.

Yo pensaba que esto era más que suficiente para que empezaran a llegar más personas a mi gabinete.

El problema era que una vez que me sentí con confianza y supe acumular una buena cantidad y variedad de técnicas y estilos de masaje, los clientes seguían sin venir, al menos no en la afluencia que necesitaba para vivir dignamente.

Después de darme la cabeza contra la pared, me di cuenta de que hay algo casi tan importante para la salud de los clientes como tus propias habilidades para ayudarlos.

Estoy hablando de las habilidades de promoción.

La mayoría de los terapeutas que he conocido a lo largo de mi trayectoria, tienen este problema.

El argumento usual suele ser el que vender no es propio de terapeutas sino de comerciantes.

Cuando nos convertimos en terapeutas, pensamos que solo se trata de saber usar bien las técnicas y que los clientes vendrán solos, esto, lamentablemente, no es tan así.

El saber promocionarse, el saber venderse, es tan importante como el saber ayudar, lo que es más, diría que es un deber moral; si tienes una habilidad, ya sea como masajista, profe de yoga, o cualquier otra disciplina, debes dedicar tiempo a descubrir nuevas y mejores formas de darte a conocer.

A tus clientes les sale caro el no conocerte

Piénsalo de esta manera, ¿cuánto le sale a tu cliente el no conocerte?

¿Cuánto dolor tendrá que pasar en su vida por no saber que tú existes, que estás ahí y eres capaz de ayudarlo?

¿Cuánto tendrá que gastar en analgésicos, anti-inflamatorios u otros medicamentos que no harán más que ocultar los síntomas y que además le producirán efectos secundarios?

Además de esto hay otra cuestión.

¿Por qué no pones suficiente esfuerzo en promocionarte?

¿No sabes hacerlo, o será que interiormente no estés convencido/a de que lo que haces es realmente bueno y tiene valor?

En este caso, primeramente piensa qué otras habilidades o técnicas se acoplarían a la perfección con lo que ya haces y busca dominarlas.

En esta etapa probablemente tendrás que financiar los cursos con otro trabajo, no pasa nada, la mayoría lo hemos hecho así.

Yo mismo estuve trabajando 11 años para la administración pública antes de dedicarme plenamente a hacer masajes.

Segundo: practica, practica, practica, busca a tus amigos, y los amigos de tus amigos para hacerles terapia a cambio de algo simbólico (como un almuerzo o un favor) y un testimonio.

Esto te ayudará a alejarte de las dudas de principiante y tener la confianza de que tu trabajo funciona y brinda valor.

Tercero: junta todo el feedback que puedas hasta que veas muchas caras felices y sepas exactamente qué es lo que mejor puedes solucionar a la gente y tengas plena confianza de que lo haces muy bien.

Eso sí, una vez tienes la certeza de cuál es el beneficio que ofreces, debes poner un esfuerzo equivalente en hacer algo cada día para que tu avatar te conozca.

¿Qué es un avatar?

Un avatar es el perfil de persona a la que te diriges, a la que quieres ayudar.

Si en este momento estás pensando que tu avatar es "todo el mundo", te diría que no es una buena estrategia.

Puede que tus habilidades, tus herramientas, puedan ayudar a todo el mundo, pero no es buena idea promocionarlas a todo el mundo de la misma forma.

Debes definir a tu cliente ideal en los términos más específicos que puedas, incluso puedes ponerle un nombre.

Yo de hecho tengo tres avatares, con nombre y todo, y cada vez que elaboro mis estrategias de marketing pienso en uno o varios de ellos.

La cuestión es que debes elegir bien tu/s avatar/es y dedicarles tiempo, ayudarles a que sepan de ti para que luego puedas trabajar con aquellos que decidan contratarte.

Pero no podrás trabajar con ellos si no te conocen.

Así que el primer paso es perder el miedo y eliminar las ideas erróneas acerca de la publicidad, el marketing, y la venta.

Todos ellos son términos que necesitas abrazar para poder brillar como terapeuta. 

¿De qué sirve que seas el/la mejor en tu campo si solo te conocen tus padres y tu pareja?

Hay otro costo asociado al de tus clientes, y tiene que ver contigo, con tu vida.

Cuando no tienes suficientes clientes, no puedes invertir en formación, no puedes seguir aprendiendo, así que te estancas.

Tampoco te da para vivir, a raíz de esto, puede que tengas que salir a buscar un empleo que no tiene nada que ver con tu vocación, y te frustras por ello.

Vives estresad@ porque no llegas a fin de mes, y eso se transmite en las terapias que haces, eso lleva a que tus clientes no logren ver el máximo potencial de tu arte.

Cuando desarrollas tus habilidades de promoción además de las de sanación, sucede lo opuesto.

Puedes darte el lujo de trabajar como quieres, ¿quieres trabajar desde tu casa? Puedes hacerlo. ¿Quieres tener un gabinete o centro de terapias? También puedes. 

Puedes hacer tu trabajo donde quieras porque sabes cómo promocionarlo y a tus clientes no les importa dónde lo hagas porque te quieren a ti. 

Debo reconocer que cuando comencé a trabajar como masajista pensaba que tener un gabinete en casa no era algo muy rentable, y que la única forma de ganar buen dinero era teniendo un centro de masajes o spa.

La vida me ha llevado a trabajar en gabinetes alquilados por hora, y he de decir que he podido ganarme bastante bien la vida de esa forma durante años.

También he tenido a varios alumnos que trabajan desde su casa y consiguen ingresos considerables de esa forma.

Otra cosa que puedes hacer cuando tienes suficientes clientes es seguir desarrollándote, y hacerlo con los mejores.

Si te gusta lo que haces, sientes el deseo de avanzar, de acoplar nuevas habilidades a las que ya tienes, y eso se logra con recursos.

En definitiva, puedes vivir como quieres, en tus términos y hacer lo que te plazca porque generas la abundancia necesaria para materializar lo que quieras en los aspectos profesional y personal.

Una de mis alumnas se dedica a hacer masajes en su casa, paga todos sus cursos al contado, y se da el lujo de tomarse varios meses de vacaciones al año para ir a escalar los picos más elevados del planeta. ¡Nada mal para alguien que se dedica solo a hacer masajes!

No quiero decir que todo esto sea fácil y rápido de implementar, solo digo que es posible, en la medida que tengas el convencimiento de que tu trabajo tiene valor,  tengas objetivos claros, y te preocupes (y te ocupes) en promover lo que haces con una estrategia.

La vida del terapeuta emprendedor no es fácil, el mercado cambia, la gente cambia, hay más competencia, aparecen nuevas tecnologías, nuevas terapias y herramientas que hay que aprender a usar...

Pero si confías en ti, te esfuerzas, buscas y persistes lo suficiente, la recompensa es maravillosa, no solamente gozas de más libertad, sino que creces en todos los sentidos.

Una última cosa

Resumiendo, lo que quería transmitirte en este artículo es que el salir a buscar clientes no implica nada vulgar o deshonesto, más bien representa esto:

-Descubrir el tipo de personas a las que puedes ayudar mejor.

-Descubrir el tipo de personas con quien te gustaría trabajar.

-Aprender su lenguaje y comunicarte eficientemente con ellos.

-Educar, hacerles ver que tienes la solución a sus problemas.

-Hacerles entender que pueden estar mejor, y que están perdiendo tiempo, dinero y salud al no contratarte.

-También representa una obligación moral, si tienes la habilidad y el conocimiento para ayudar a otros, debes compartirlo.

-Tener más clientes influye en la capacidad de seguir aprendiendo y vivir la vida que quieras.


Si tenías cierta reticencia al marketing, espero que mis palabras te hayan ayudado a entender su verdadero significado.

Puede que no estés de acuerdo con lo que he expuesto (aunque si es así, tal vez el marketing sea justamente lo que necesites), no pasa nada, tienes todo el derecho desaprobar mis ideas.

Pero si te ha tocado alguna fibra interior, me alegro mucho, esa era la idea.

Y si además te decides a comenzar a buscar la forma de venderte sin que te de vergüenza, mucho mejor (a fin de cuentas, también nos "vendemos" cuando nos presentamos a una entrevista de trabajo o invitamos a alguien a salir, ¿no?).

Me encantaría saber tu opinión, así que te invito a escribir aquí abajo en el área de comentarios.

Por cierto, si te interesa seguir recibiendo artículos sobre este tema y profundizar un poco más, déjame tus datos haciendo click >>> aquí.

Que tu vida esté llena de bendiciones.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 12 comments

Encarnación - 29/03/2018 Reply

Que casualidad! Justo estaba pensando que ya me tengo que ponerme las pilas haciéndome tarjetas y pensando en como publicitarme para comenzar ya a trabajar de mi pasión 🙂 estoy totalmente contigo, es lo más importante, sino…como van a saber el mundo que estoy ya preparada para empezar a ser su masajista? 🙂

    César - 03/04/2018 Reply

    Totalmente Encarna, hay que empezar de inmediato!

Beatriz - 03/04/2018 Reply

Hola Cesar!
Totalmente de acuerdo contigo, tenemos que ir avanzando junto con el mercado, hoy en dia el marketing es una de sus fases para darnos a conocer.
Gracias por compartir.
Un abrazo de luz.

Beatriz Fdez.

    César - 03/04/2018 Reply

    Gracias Beatriz. Abrazo desde Girona!

Ana Chavez - 05/04/2018 Reply

Hola! me encanto tu articulo, es verdad todo lo que dices , hace pocos meses empece a trabajar como masajista y mis clientes son amigos de mis amigos. Hoy mismo me pongo a trabajar para promocionarme . Gracias por compartir tu experiencia. Saludos

    César - 13/04/2018 Reply

    Muchas gracias Ana, me alegro que te haya sido de utilidad.

Susana - 10/04/2018 Reply

Siiii, me pasó lo mismo que a los otros colegas… pensando en cómo publicitarme en forma efectiva. No he logrado un aumento significativo en la cantidad de clientes y la verdad es que mi sueño es dedicarme a esta actividad y que genere los recursos suficientes. A veces el boca a boca no es suficiente y este es mi caso. Agradezco tu orientación y el que compartas tu experiencia. Valiosísimo.
Un abrazo desde Chile.

    César - 13/04/2018 Reply

    Gracias Susana, saludos desde España.

Daniela - 11/04/2018 Reply

Gracias por la sincronicidad del mensaje!!! Bendiciones de las buenas.

    César - 13/04/2018 Reply

    Gracias a ti por comentar Daniela, saludos!

Teresa Espinoza - 30/04/2018 Reply

Muy cierto Cesar si soy de Las personas q aún tengo temor la verdad, gracias por tus palabras mil gracias…..

    César - 01/05/2018 Reply

    Gracias a ti Teresa, siempre se puede mejorar y aprender cómo hacer que nos conozcan.

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies