Los 3 bloqueos que debes superar como terapeuta

Los 3 bloqueos que debes superar como terapeuta

Si sientes vocación por ayudar a los demás y estás buscando desarrollarlo como carrera profesional, este post te interesará ya que hablaré de los 3 bloqueos que debes superar como terapeuta para poder vivir de tu arte.

El saboteador

Allá por 1993 vi un programa de televisión local donde entrevistaban a un maestro de reiki.

Allí el maestro hablaba de esta energía ilimitada que uno podía canalizar y usar para la autosanación o la sanación de los demás.

Yo era un chaval adolescente punk y anarquista fan de La Polla Records y The Exploited, así que no sé muy bien por qué, pero ese concepto me cautivó.

Tres años más tarde, mientras seguía moviéndome en la escena hardcore punk de Buenos Aires, me inicié en el reiki y empecé a dar sesiones gratuitas en la escuela donde me había formado.

La experiencia me marcó de tal forma que continué aprendiendo todo lo que pude sobre el mundo sutil de las energías, y luego sobre filosofía oriental y terapias naturales.

Como podrás imaginar, una cosa llevó a la otra, y terminé haciendo cuanto curso de masaje pude costearme y sobre todo lo relacionado el masaje thai.

Al poco tiempo de introducirme en el mundo de la terapia manual me di cuenta de que ese tipo de actividad me llamaba mucho más la atención que el trabajo que hacía como empleado, de hecho me gustaba mucho más que lo que tendría que hacer como futuro traductor de inglés (que era lo que estudiaba en esa época en la universidad).

Así que poco a poco fui forjando esta idea de hacerme masajista profesional full time.

Mi plan era simple pero plausible.

Consistía en crearme una base de clientes hasta que en algún momento pudiera dejar mi trabajo para dedicarme al masaje a tiempo completo.

Solo había un pequeño detalle, tenía un saboteador en mi proyecto: yo mismo.

Nadie dijo que sería tan difícil

Había veces en que me preguntaba si es que había cosas que se me estaban escapando de mi sueño-proyecto de vivir del masaje, o era que "me habían echado un gualicho", como decían las abuelas de mi barrio.

No importaba lo que intentaba, mi actividad no terminaba de arrancar.

Sí que es verdad que tenía períodos donde pude saborear un poco de éxito, como cuando comencé a combinar el masaje thai con el quiromasaje en camilla y en un par de semanas conseguí pagarme unas vacaciones en la playa, o cuando uno de mis compañeros de oficina me llamó para hacerle un masaje y al poco tiempo se corrió la voz y terminé haciendo masajes a domicilio casi cada día a parientes y amigos de otros de mis colegas de la oficina.

Pero aun así no dejaba de sentir frustración porque se trataba de episodios aislados que por alguna razón no lograba sostener del todo, no lograba hacerlos crecer como para poder dejar la oficina, al menos antes de jubilarme.

Eureka

En diciembre del 2011 estaba solo en Barcelona, me quedaban 20 euros en el bolsillo y 24 más en la cuenta bancaria.

Había tocado fondo, tenía pocos clientes de masaje y había comenzado el segundo año como instructor de masaje en Shivathai con solo 3 alumnos.

La situación era tan apremiante que prácticamente necesitaba un milagro para continuar con mi gabinete y la escuela al mes siguiente.

Y el milagro ocurrió.

De repente me di cuenta de que si bien tenía muchos obstáculos en ese momento, solo necesitaba ocuparme de uno, el más grande de ellos: mi voz interior que daba mensajes contradictorios al universo y retrasaba mi crecimiento en lugar de favorecerlo.

¿Qué mensajes?

Un mensaje contradictorio es aquel que va en dirección opuesta a aquello que estás buscando, por ejemplo, deseas con todo tu corazón ganar suficiente dinero dando terapias, pero no haces nada para darte a conocer, crees que se te da bien hacer masajes, pero te da miedo cobrar, porque en el fondo no te valoras, no valoras lo que haces.

Estos mensajes son veneno para tu progreso profesional y personal.

Yo lo viví y aun hoy trabajo duro para sacarme lo que yo llamo las "cáscaras de cebolla podrida".

Lo llamo así porque cuando te liberas de uno de esos mensajes contradictorios que te bloquean, aparece otro del que ni siquiera eras consciente.

Lo bueno es que con cada capa/mensaje/creencia que sacas, te liberas de un peso y subes en la escala de tu negocio y de tu vida.

Te sientes bien porque empiezas a ganar un poco más, te puedes permitir hacer más formaciones y tener una vida más digna y eventualmente si mantienes una disciplina de atención y limpieza mental, terminas convirtiendo en realidad ese local que solo podías imaginar, ese volumen de clientes que aspirabas tener, esa confianza para renunciar a tu trabajo de empleado/a para vivir de tu vocación por las terapias.

Los 3 bloqueos

Como te decía antes, esos mensajes contradictorios que envía esa voz interna son de naturaleza destructiva, destruyen tu ánimo, destruyen tu ilusión, destruyen tu voluntad de seguir adelante.

Por eso es tan importante poder identificarlos para poder frenarlos antes de que hagan mella en tu realidad física.

Los mensajes de auto-sabotaje son infinitos, pero haré referencia aquí a algunos de los que considero más importantes.

1-El dinero es malo

Esta creencia es una de las peores porque mata tu prosperidad como terapeuta (o cualquier otra actividad que quieras desarrollar).

Puede que si ahora mismo te pregunto si consideras que el dinero es malo me digas "¡claro que no!", pero en tu historia puede que haya una o varias experiencias que hayan dejado impresa en tu mente subconsciente este mensaje. 

Tal vez tus padres discutían por dinero cuando eras pequeñ@, y eso te hizo creer que si papá y mamá pelean por ello, el dinero no debe ser bueno.

A lo mejor en tu círculo se suele hablar de que "los ricos son corruptos y/o ladrones" o que solo se puede hacer dinero de forma ilegal.

O naciste en un ámbito muy religioso en el que se hablaba de que "el dinero es la raíz de todos los males".

En cualquiera de estos casos lo que estás haciendo es crear una barrera invisible a que llegue el dinero a tu vida.

Simplemente porque si lo hace, llegarán a ti esas asociaciones con lo vil, lo corrupto y la pelea.

Es muy importante que logres neutralizar este tipo de mensajes para permitir que los clientes (y con ellos los recursos) fluyan hacia ti de manera natural.

La forma de hacerlo es siendo consciente de todo lo bueno que hace el dinero, y todo lo bueno que harás con él cuando lo tengas.

También has de pensar cuánto quieres ganar.

Si no tienes una idea clara de cuánto deseas generar, es más difícil crear un plan para poner en marcha y ganar la experiencia necesaria para conseguirlo.

Recomendación: escribe afirmaciones positivas hacia el dinero como "el dinero es bueno, gracias a él puedo seguir aprendiendo y evolucionando". Haz una lista de todo lo que te comprarías o harías si tuvieras todo el dinero que quisieras.

Ahora hazte un tiempo para apuntar cuánto te gustaría ganar por mes, así como las ideas que te puedan llevar a generar entre el 1-10% más de lo que generaste el mes pasado. Anota todas las ideas que te vengan a la cabeza y luego decídete por una o dos y ponlas en marcha.

2-El marketing no es lo mío

Me he encontrado con muchos terapeutas que sienten pasión por su actividad, pero se quedan bloqueados a la hora de darse a conocer.

Las excusas que escucho habitualmente son: no me gusta todo lo que tiene que ver con el marketing, el marketing y las terapias no son compatibles, el marketing no es lo mío, etc.

Tienes que entender que si quieres hacer terapias de forma profesional, estás en el negocio del marketing, quieras o no.

Lo que creo que sucede aquí es que en el fondo creen que el marketing tiene que ver con la manipulación, y la verdad es que están en lo cierto.

Pero esto no tiene por qué ser algo negativo, cuando tu hijo hace un berrinche porque no le dejas comerse una tableta entera de chocolate y le explicas que si lo hace terminará sentándole mal, de alguna manera estás manipulándolo.

Como ves, el problema está en creer que toda manipulación es negativa.

Cuando te expones a los demás y les explicas por qué les conviene hacerse un masaje en lugar de patinarse el dinero en cubatas, estás manipulando, pero es un tipo de manipulación que le ayudará a vivir mejor.

El marketing y la venta tienen que ser lo tuyo si deseas vivir de tu arte, de lo contrario terminarás haciendo masajes a un círculo reducido de amigos y familiares.

Otra cosa importante que debes entender es que la técnica que aprendes es una herramienta, y la herramienta viene con una responsabilidad, que es la de compartir aquello  que has aprendido. 

Si no das los pasos necesarios para darte a conocer, estás privando a los demás del beneficio que tus terapias les traiga a sus vidas.

Recomendación: si no sabes por dónde empezar y no tienes mucho dinero para invertir, busca en Google "cómo promocionarme en Facebook/Instagram/internet".

Por propia experiencia puedo decir que la publicidad de pago es la forma más rápida de tener exposición para atraer la atención de tus futuros clientes, pero cuidado, empieza con una inversión baja ya que cualquier plataforma que uses tendrá una curva de aprendizaje.

En otras palabras, tendrás que prepararte para perder dinero en las primeras campañas, pero no te preocupes porque así es como se aprende. 

Si prestas atención hallarás el mecanismo que te resulte más apropiado y que te funcione para que tu teléfono empiece a sonar.

3-No ser bueno para recibir

La primera vez que escuché esta idea fue de Eben Pagan, un emprendedor exitoso que sigo hace unos cuantos años.

Eben plantea lo siguiente, lo más difícil en el camino del emprendedor es... la capacidad de recibir.

Esto es algo que personalmente he tenido que sanar, y que veo muchísimo entre terapeutas.

Aman lo que hacen, son buenos en lo que hacen, y por ello, se concentran en el dar, pero a la hora de recibir, se cierran, se tensan, y de esta forma crean un desequilibrio que no les permite avanzar.

Déjame que te lo repita: no estar preparad@ y abiert@ a recibir está impidiendo que avances.

Recomendación: déjate mimar por la vida.

Eso significa que tienes que prestar atención a todas las situaciones en las que te toque recibir, desde algo sutil como un elogio hacia tu trabajo, como cuando te quieran pagar más de lo que pides.

También significa que debes dejar de titubear con tus precios y relajarte a la hora de recibir dinero, al fin y al cabo, tú no estás quitándole el dinero a nadie, lo estás creando a través de tu trabajo.

Tienes que aprender a ver el dinero que recibes como un intercambio justo no solo por el trabajo que has hecho, sino por todo el tiempo y esfuerzo que has invertido en dominar la técnica.

Ser bueno para recibir significa también el sentirse agradecido por el dinero que tienes y el que va entrando, aunque todavía no sea suficiente o no se corresponda con lo que necesitas o esperas.

El agradecimiento eleva tu energía y evita que te centres en pensamientos negativos y emociones de angustia relacionados con la carencia.

Conclusión

Es importante que entiendas que todo lo bueno y todo lo malo tiene lugar primero en la mente.

Desde la mente se crea un universo de posibilidades que te llevarán por unos u otros caminos.

Desde la mente encontrarás los "palos en la rueda" que te impedirán crecer, y también las soluciones para convertir en realidad tus proyectos.

Si en este momento todavía no te sientes a gusto o conforme a nivel profesional, casi seguro que consciente o inconscientemente estás enviando algún mensaje contradictorio a la vida.

El aprender a identificarlos y trabajarlos fue lo que posibilitó que en pocas semanas pasara de estar en la banca rota a tener unos ingresos decentes para sacar a flote mi empresa, mi autoestima, y mi vida.

Espero que este post te haya dado algunas herramientas para ayudarte en tu propio proceso de renacimiento, porque si estás ahí leyendo, es que tienes el conocimiento y la habilidad para ayudar a los demás, deseas ganarte la vida de forma honrada y cambiarle la vida a la gente con tus manos y tu energía.

Y eso es justamente lo que mereces porque has nacido para ello.

Ahora sal al mundo, supera lo que te bloquea y demuestra quién eres y lo que puedes hacer.

El mundo necesita tus terapias.


Si te ha gustado, te ha servido y te ha inspirado, comparte este post.

Y si deseas mejorar tu estilo y aprender los secretos del masaje thai terapéutico, echa un vistazo a mi curso presencial de masaje tailandés en Barcelona, libros, cursos online y sesiones de mentoría.

Gracias por estar ahí.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
Cuéntame qué te pareció este post.
Powered by