Superando un post-operatorio traumático haciendo masaje thai

Superando un post-operatorio traumático haciendo masaje thai: Entrevista con Cármen González

Aunque no lo creas, no solo el recibir masaje thai puede ayudarte a superar un problema de salud, también te puede ayudar aprender a darlo. Y prueba de ello es mi entrevistada de hoy Carmen Gonzáles quien mejoró su coordinación y equilibrio aprendiendo y haciendo masaje tailandés, después de haber padecido un post-opteratorio bastante difícil.

carmen 1A Carmen se la veía un poco tímida, al final de su primera clase me confesó que le había gustado, pero que no se sentía muy cómoda trabajando en grupo, por lo que le ofrecí las clases individuales para continuar con la formación.

Me dijo que le costaba seguir el ritmo de la clase porque tenía un problema de movilidad que le afectaba en los movimientos y el habla.

Si bien es cierto que había notado algo de eso, en ese momento no me pareció para tanto.

Pero ella sí que lo notaba, y lo notaba más que nadie porque sabía que en el pasado había estado a punto de morir, y recibió una segunda oportunidad de vivir gracias a un transplante hepático.

Carmen sobrevivió, pero las consecuencias del post-operatorio la llevaron  a tener que aprender de nuevo cómo hablar y cómo moverse incluso para los las tareas más comunes.

Sin saberlo, Carmen estaba a punto de recibir otra oportunidad, esta vez para recuperar una buena parte de su movilidad, coordinación y equilibrio practicando masaje thai.

Para mí fue un desafío, recién cuando estuvimos los dos solos pude ver la extensión de su problema.

Sin embargo, ni un segundo dudé de su capacidad para aprender bien la técnica, simplemente porque Carmen poseía la más valiosa de las cualidades para aprender masaje thai o cualquier cosa: pasión.

Así pues, te presento a Carmen:

César: ¿Podrías decirnos tu nombre y cuál es tu profesión?

carmen 2Carmen: Me llamo.. Ya lo sabes.. Jaaja!! Soy maestro ceramista, titulada por Artes y oficios en la escuela industrial, dibujo y pintura en Llotja.

César: ¿Qué te llevó a interesarte por el masaje tailandés?

Carmen: Lo que me llevo a interesarme del masaje thai… Todo empezó por una casualidad. Vi una publicidad y recibí este tipo de masaje. Sinceramente quede impresionada, sentí que mi cuerpo por primera vez se estiraba, mi respiración se conectaba con la terapeuta, me sentí volar y que mis  huesos se flexibilizan. Fue toda una experiencia nueva para mi. Después de varias sesiones comprobé que me sentía más ligera, más libre, más alegre.

Y pensé.. ¿Y yo porque no puedo aprender esta maravillosa técnica para poder dársela a los demás y a mi misma?

César: Cuéntame un poco sobre el problema de salud que tuviste hace unos años y qué secuelas te ha dejado.

Carmen: Mi problema era que después de un transparente hepático con complicaciones por la medicación,  me afectó al cerebelo. Las consecuencias fueron y son el desequilibrio y desorden en el habla,  ya que en el cerebelo regula ambos ámbitos. 

Para mí era un mundo rebasar esos límites ya que tuve que empezar tanto a caminar como hablar. Tuve que romper muchos obstáculos como el de ¿qué pensarán los demás? Que era sordomuda y que me movía siempre en un estado de embriaguez por mi movimientos oscilantes.

Pero había recibido una buena lección, el de un donante interior que me ofrecía otra oportunidad para empezar a Vivir y esta vez por los dos.

Así que decidí que no había barreras más las que nos ponemos nosotros mismos. Y yo estaba y estoy dispuesta a romperlas.

Así que me animé y me dije:  «Vamos a probar». Y probé, y a partir de ahí, mirando por las redes,  me di cuenta que apareció la imagen de mi maestro César y me dije «este es mi chico, él será mi guía y mi maestro en esta nueva aventura. El me guiará por un camino desconocido para mí». Fue paciente conmigo, corrigió mis errores, creyó en mi y me puso el listón muy alto. Y creo que me superé y sigo superándome.

César: Todo un honor haber contribuido en tu camino. Cuéntanos cómo aplicas hoy el masaje thai.

carmen 3Carmen: Como todo aprendiz he empezado con los amig@s con la familia el que se ha fiado, hasta con mi mamá. Ahora tengo una pequeña cartera de personas a las cuales cada vez que vienen le aplico el protocolo de un seminario nuevo. Con lo cual quedan sorprendidos, porque no saben lo que les espera. Y hasta yo me sorprendo por la capacidad de reacción cuando un paso no lo acierto,  me he puesto varias reglas dependiendo de los clientes si son muy pesados o están muy rígidos y si son musculosos, veo como poco a poco ellos se sienten más livianos y yo más ágil y con más equilibrio y sobretodo me siento feliz cuando termino, es como si yo también recibiera el masaje, salgo iluminada.

César: teniendo en cuenta tu evolución, cómo te ves en el futuro?

Carmen: Me veo aprendiendo toda la vida. Me imagino ofreciendo masajes a quien lo necesite y me lo pida uhyyy  y si me lo pagan mejor así podré hacer más seminarios contigo!!

César: Para terminar, ¿Qué les dirías a las personas que tienen ganas de aprender una disciplina como esta, y por alguna razón no se animan?

Carmen: Yo antes de aprender sentía que tenía que ofrecer algo a los demás, posiblemente porque yo había recibido mucho en esta Vida nueva, pero no sabía ni cómo ni qué. Estaba muy vital pero insegura, alegre pero torpe en mis movimientos. Aun así, he visto expresiones de.. «vaya por dios y me va dar un masaje».. Y han salido pidiéndome otro día de masaje.. O llamándome para pedirme hora.. Y eso me ha emocionado, y pienso tan mal no lo haré. Y justamente eso es lo que me motiva y hace que me supere.

Cada día es una lección diaria que adapto a toda mi vida… superarse, ser creativa, si te equivocas rectifica y pide perdón y siempre da todo en cada acto de ti misma.. Y si algo sale mal, solucionarlo. ¡¡Para todo hay solución y nunca te des por vencida!!

Mi sorpresa con Carmen

Aquí Carmen con su bien merecido diploma

Aquí Carmen con su bien merecido diploma

La verdad es que Carmen vino a mí para aprender, y el que aprendió fui yo de ella.

Tuvo una nueva oportunidad de vivir, sí, pero con consecuencias que yo no sé si hubiera podido superar.

Y a pesar de las dificultades físicas, supo tener constancia para venir a cada clase, supo poner esfuerzo para intentar una y otra vez las maniobras que no le salían.

Recuerdo cuando un día en uno de los protocolos ella debía hacer una percusión con los puños.

Era algo sencillo, cerrar los puños y dar golpecitos al receptor, pero no le salía.

«Otra vez Carmen»- le decía yo, pero volvían los movimientos descompasados.

Así continuamos tres o cuatro veces, hasta que por fin sus manos lograron mantener un compás definido con una cadencia y presión correctas.

Era la primera vez en años que conseguía coordinar un movimiento así.

Carmen se puso tan feliz que se emocionó hasta las lágrimas, luego Eli, y luego vuestro servidor también.

Ese día lloramos todos por una simple percusión con puños en el medio de una clase de masaje thai.

Pero esa percusión, ese día, era mucho más que una maniobra, era un símbolo, una luz en el camino, una clave, una prueba de que todos los obstáculos pueden superarse.

Espero que esta entrevista te ayude a creer en ti lo suficiente como para que te anime a dar el paso inicial, en el masaje thai, o en cualquier cosa que te propongas.

Si estás por Barcelona puedo ayudarte, solo tienes que pasar a ver nuestros próximos cursos y ponerte en contacto.

Bendiciones infinitas para ti.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 3 comments

rosamaria jimenez huertas - 21/04/2016 Reply

que historia tan conmovedora, bonita y llena de pasión,
gracias Cesar por compartirla.
abrzos,
rosa maria

Eva Luque - 21/04/2016 Reply

Hola César,
Me ha encantado la entrevista, yo tbn me he emocionado con lo de la maniobra de los puños.
Enhorabuena Carmen, valiente, luchadora, ejemplo de superación y de que con ganas, ilusion y persistencia todo es posible!!!
Un abrazo!! 🙂

Anna - 22/04/2016 Reply

Hola César, me encanta que compartas estas historias, son muy conmovedoras y a la vez motivantes. Transmitis fortaleza, seguridad, constancia y amor incondicional.
ME encanta y te animo a compartir más historias. ES un placer el formar parte de la familia Shivathai.
Un saludo amoroso.
Anna

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies