Ventajas y desventajas de trabajar como masajista en cruceros

Ventajas y desventajas de trabajar como masajista en cruceros

¿Eres masajista? Has considerado la posibilidad de trabajar como terapeuta de spa en cruceros? Sigue leyendo entonces porque en este artículo te cuento algunas vivencias y las ventajas y desventajas de este tipo de empleo.

Tras 11 años trabajando para el estado, todo mi Ser dijo "basta".

Estaba cansado de hacer un trabajo que no me llenaba y con el que no me identificaba.

Desde hacía años venía haciendo masajes a domicilio y en el gabinete improvisado que monté en la sala de estar de mi casa, y sentía que era el momento de despegar, solo había un detalle... no tenía idea de cómo hacerlo.

Pasé mucho tiempo esperando el momento perfecto, la gran oportunidad, pero ninguna de las dos llegó así que decidí tomar riendas en el asunto y crear mis propias oportunidades.

Algunos dicen que hay que enfocarse en el plan, y que todo proyecto se materializa en función del nivel de detalles con el que hayas elaborado tu proyecto, y sobre todo, en el proceso.

Este no fue el caso.

Simplemente quería vivir del masaje y dejar de una vez el trabajo de oficina, no tenía idea de qué pasos a seguir, y tampoco una idea clara de a dónde llegar.

Bueno, en realidad sí que hubo un plan, lo podría describir más o menos así:

1) Renunciar a mi empleo de oficina.

2) Buscarme la vida como masajista a tiempo completo.

Claro, el punto 1 era relativamente fácil, el problema estaba en el punto 2.

Pero como había llegado a un punto de no retorno (había pillado una depresión bastante seria a causa de esto, más la bendita crisis de los 30), decidí empezar por lo primero e improvisar lo segundo.

Cómo conseguí el trabajo en cruceros

Total que finalmente renuncié a mi trabajo y me vine a España, tenía poco dinero, mucho entusiasmo, y mucho más miedo.

Recuerdo bien que a poco de estar allí, entré en un locutorio para revisar mi email, y resulta que la página de inicio del ordenador era la web de Infojobs, con la que puedes hacer búsquedas de empleo.

"Fantástico, esto debe ser una señal" -pensé-. 

Así que sin vacilar tipeé "masajista" en el buscador y encontré varias ofertas, entre ellas, la de una empresa llamada Steiner, que buscaba masajistas y esteticistas para trabajar en cruceros de lujo.

Decidí aplicar al trabajo, y enseguida me respondieron.

Concerté una entrevista para la fecha más próxima, que tendría lugar en Barcelona.

En la sala me encontré con unas 40 o 50 personas, la entrevistadora se llamaba Roksolana y era de lo más amable, cosa que agradecí enormemente porque debo confesar que estaba un poco nervioso.

La consigna era así: había que pasar un examen escrito en inglés donde preguntaban algunas cosas relacionadas con masaje y otras con nuestra opinión sobre temas varios, más que nada para obtener detalles de nuestra personalidad.

Luego seguía una exposición oral también en inglés sobre el por qué deberían contratarnos, y después un examen de masaje.

Esta última fue para mí la mejor parte porque me sentía de lo más confiado, tenía unos cuantos años de experiencia ya así que me resultó fácil demostrar mis habilidades.

La parte oral y escrita no eran difíciles, yo había estudiado traducción en la universidad, pero me sentía bastante occidado, si no tienes buen nivel de inglés no deberías desanimarte, como yo lo vi, daban más peso a la personalidad y al masaje que a la expresión en inglés, eso es algo que vas mejorando cuando estás trabajando.

Total que a Roksolana le encantó mi masaje, me dijo que me contactaría y así fue.

Tuve que ir a la embajada de Estados Unidos para sacar una visa de marinero, y luego comprar un billete a Londres para comenzar con mi entrenamiento en la Steiner London Academy.

Allí aprendí los protocolos del spa y me empapé de las características de los productos Elemis, que eran los que allí se usaban y debía vender.

Mi vida como terapeuta de spa en cruceros

Una vez terminado el training, me enviaron a trabajar al Independence of the Seas, que por aquel entonces era el barco más nuevo y lujoso del Royal Caribbean Cruises.

Así pues, me subí a un avión que me llevó de Londres a Fort Lauderdale, en Miami, EEUU.

Lo más difícil para mí fue el grupo humano.

La manager exigía resultados pero no tenía tiempo para asesorar o ayudar a un novato como yo, y como consecuencia de esto sufría humillaciones diariamente en las reuniones delante de todo el grupo, porque mis ventas de productos del spa no eran suficientes.

Para colmo, había un grupo de compañeras que no solo no me dirigían la palabra, sino que hablaban mal de mí sin importar que estuviera delante de ellas, sin ninguna razón ya que yo apenas había entrado al barco, supongo que como en ese entonces mi inglés todavía no era muy fluido, ellas pensaban que no les entendía, pero sí lo hacía.

Mis ganancias en las primeras semanas eran ridículamente escasas, la manager se negaba a darme clientes porque no hacía las ventas que ella necesitaba, y así se generaba un círculo vicioso, como no tenía práctica en venta directa, la manager no me daba clientes, y como tenía pocos clientes, eran pocas las oportunidades para practicar y desarrollar esa habilidad.

Sin embargo, la vida allí tenía una característica que podría considerarse una ventaja o desventaja según el caso, aunque en esta oportunidad me resultó más que favorable, me estoy refiriendo a la fugacidad.

Los contratos terminaban y otros comenzaban, así que los compañeros y compañeras iban y venían, así como las managers.

Así pues en unas semanas se había renovado el 80% de la plantilla, incluyendo la manager.

Para entonces ya no era un novato, y las nuevas compañeras resultaron ser más amables.

La nueva manager supo sacar lo mejor de mí y no me presionaba de manera violenta como la anterior, así que pude disfrutar más, aprender más, vender más, y también sacar más comisiones :-).

Mentiría si dijera que los 9 meses de contrato pasaron rápido, pero al menos aprendí muchísimo,  hice muchos amigos de todas partes del mundo, y logré ahorrar un dinero considerable.

Como quiero aclararte el panorama lo máximo posible, a continuación voy a enumerar una serie de ventajas y desventajas que he visto después de esta experiencia.

Ventajas y desventajas de trabajar como terapeuta de spa en cruceros

VENTAJAS

-Relativamente fácil de entrar. Solo se requiere saber hacer masajes  y un mínimo de inglés.

-Prácticamente no tienes gastos de comida, alojamiento o impuestos, así que si sabes cómo administrarte con el dinero, te da la oportunidad de ahorrar. 

-Puedes llegar a tener mucha práctica y pulir tus habilidades como terapeuta.

-Conoces destinos extraordinarios. Afortunadamente tuve la oportunidad de conocer sitios increíbles en el Caribe y el Mediterráneo.

-Si quieres saber lo que es trabajar, aquí lo aprendes.





-Aprendes a cuidarte. Yo sabía que con semejante esquema de trabajo, necesitaba hacer algo para resistir, así que recurrí al entrenamiento y me fue muy bien.

-Una oportunidad única para conocer gente de todas partes del mundo.

-Aprendes a vender, y sobre el manejo de un spa de lujo.

-Puedes dominar el inglés. Al ser este el idioma obligatorio en el spa, aprendes a desenvolverte con fluidez.

-Es perfecto si no estás apegado a tu familia o no tienes nada que perder.

DESVENTAJAS

-En la entrevista suelen enfatizar todo lo bueno, pero una vez dentro puede ser muy diferente.

-No tienes sueldo, dependes de una comisión más que mínima y las propinas, y no hay garantías de que puedas hacer dinero porque según el barco y el tipo de público que tengan, puedes ganar bien como no.

-No hay garantías de que te envíen a un barco con mucha (y buena) clientela.

-Una vez más, aquí entra en juego la suerte, conocí a varios terapeutas que les tocaron cruceros con destinos poco atractivos.

-Largas y extenuantes horas de trabajo, 7:30 am había reunión con la manager, a las 8:00 abría el spa, una hora para el almuerzo y cena (había que bajar 13 pisos y caminar 300 metros para ir al comedor), a las 22:00 cerraba el spa y debíamos hacer la contabilidad del día, que a veces llevaba 30 o 60 minutos más. Ni yo ni ninguno de los amigos y colegas del spa que conocí supo lo que era sentirse descansado en los 9 meses de contrato.

-Puede resultar excesivo, conocí a muchas compañeras que rescindían contrato mucho antes porque no lo aguantaban o terminaban con tendinitis y/o exceso de estrés.

-Si te toca un mal grupo y compañero/a de cabina, puede ser un infierno.

-Puedes ser muy buen terapeuta, pero si no tienes dotes de comercial o simplemente no te interesa o no te gusta, puedes pasarlo mal.

-Si no tienes facilidad, la curva de aprendizaje puede ser muy pronunciada y la comunicación con los clientes algo dificultosa.

-Si tienes pareja o familia, puedes sufrir mucha añoranza.

¿Vale la pena entonces?

Obviamente esta es una decisión personal, tú y solamente tú puede saberlo.

En mi caso particular, aunque muchas veces no podía con mi alma por el cansancio, el maltrato, y el desgaste psicológico que en ocaciones sufrí, debo decir que salí ganando.

Me dio la oportunidad de conocer lugares y personas increíbles.

Logré hacerme más fuerte y valorar cosas tan simples como sentirme despejado y placer de una siesta.

También conseguí mucha experiencia en el trato con la gente, y hasta descubrí un mundo de posibilidades al experimentar y desarrollar maniobras de masaje thai adaptadas a la camilla, logré hacerme diferente y disfrutar más mi trabajo.

Y lo más importante, me dio una oportunidad de lograr al fin ganarme la vida al 100% como masajista y de sentirme realizado al conseguir los recursos para hacer el viaje de mi vida por el Sudeste Asiático.

¿Funcionará para ti?

No lo sé, eso dependerá de tu actitud ante la vida, los objetivos que te hayas marcado, y las posibilidades que tengas.

Si tienes actitud aventurera y sabes sacar algo bueno de las dificultades, este trabajo será un buen desafío para ti.

Si tu objetivo es ganar dinero, diría que es muy arriesgado, te puede tocar como no, pero si lo es el vivir y trabajar en un entorno diferente y tener algo que contarle a tus nietos, ve a por ello!

Cuando yo descubrí la oferta de trabajo estaba en una posición especial, tenía pocos recursos, necesitaba trabajar, y todavía no había tramitado mi permiso de residencia, así que de las pocas opciones que tenía, esta era sin duda la mejor.

Si por el contrario tu tienes diferentes opciones, debes evaluar bien para ver qué es lo que más te conviene.

Así pues, te invito a reflexionar, ¿qué es lo que buscas con este tipo de empleo? ¿Podrías conseguir tus objetivos con un empleo en tierra? ¿Qué otras posibilidades tienes?

En cualquier caso, es una experiencia que no se olvida, ya sea por lo bueno, por lo malo, o por una mezcla de ambos.

Decidas lo que decidas te deseo lo mejor,  espero que este artículo te haya ayudado un poco a aclararte las ideas y ponerte en perspectiva para que hagas aquello que te reporte más aprendizaje, alegrías y una mejor vida.

Si has trabajado como masajista de spa en cruceros y quieres compartir tu experiencia o tienes alguna consulta, te invito a escribir aquí abajo en el espacio para comentarios.

Un fuerte abrazo y bendiciones.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies