¿Vives del masaje o tienes un empleo que no te gusta? - Reflexiones a 10 años sin empleo de oficina

¿Vives del masaje o tienes un empleo que no te gusta? – Reflexiones a 10 años sin empleo de oficina

En este post te dejo algunas reflexiones después de 10 años sin empleo de oficina y viviendo del masaje.

 

Si has estado o estás en esa situación donde quieres dejarlo todo para vivir de tu vocación y no sabes cómo hacerlo, o sabes cómo pero no te animas, te entiendo, sé perfectamente por lo que estás pasando.

A veces la gente me dice que tengo coraje por haber montado este negocio desde cero yo solo, y no puedo evitar el reírme.

Y es que en realidad de coraje nada, fue todo a base de causa y efecto.

Déjame explicarte.

En realidad nunca fui un superhéroe emprendedor.

Tenía mi empleo de oficina y no me gustaba, y sabía que quería vivir del masaje, pero no fue sino hasta que sufrí un situación de estrés muy grande que se prolongó muchos, muchos meses, y que a raíz de esto padeciera una depresión muy profunda, que no me decidí («me empujaron» más bien) a dar ese salto al vacío y hacer lo que fuera necesario para cambiar la historia.

Cuando llegué a España, ni siquiera tenía papeles de residencia, así que lo que fuera que tuviera que hacer tenía que funcionar, porque no había plan B.

No podía ir a casa de mamá porque no había casa de mamá, o de papá, o de nadie, tenía que espabilarme, y sí, fue duro, durísimo, me sentí solo, desconsolado.

Aun así me sentía mejor que cuando tenía mi empleo «seguro» como trabajador del Estado, estaba a la deriva, en una situación de desconcierto total, me lo había jugado todo en pos de un sueño intangible, pero era mi decisión, por lo menos ya no me sentía acorralado.

En el fondo tenía esperanza de que algo tenía que suceder, que iba a funcionar, y fue gracias a esa situación de desconcierto que salieron de mí las herramientas y recursos para darle la vuelta a la historia, esta vez para mejor, esta vez a mi favor.

No te voy a mentir, los desafíos nunca se acaban, si quieres una vida tranquila no te dediques a esto, mejor sigue con tu empleo de oficina, pero tienes que saber que todo tiene un precio.

El precio de la estabilidad muchas veces es el tiempo y la libertad, y para mí era un precio demasiado caro.

Por eso tomé el rumbo que tomé, para contarte hoy que puedes hacerlo, sea lo que sea que desees, aunque esté totalmente fuera de tu alcance (hoy), si pones suficiente determinación y esfuerzo, tarde o temprano lo lograrás.

No hay mayor felicidad que el sentir que has cumplido tus metas, y mirar adelante a buscar nuevos desafíos.

Un abrazo desde el corazón.

César

 

No olvides dejarme un comentario y compartir en tus redes.

About the Author

Terapeuta y Maestro de Masaje Tradicional Tailandés. Director de Shivathai.

Leave a Reply 4 comments

Eva Alvarez - 06/03/2018 Reply

Hola, te comprendo, a mi me paso lo mismo, pero es muy muy duro y cuando estas de baja por agotamiento de trabajar y por calambres o dolores mas aun. Yo sigo luchando y alguien me ha hecho llegar ati y leerte. Tenemos que apollarnos. Gracias por todo.

    César - 07/03/2018 Reply

    Gracias a ti por comentar Eva, un abrazo desde Cataluña 🙂

Marcela Martínez - 30/03/2018 Reply

Buenos días César!!!Muchas gracias por compartir tus consejos y experiencia de vida, son de gran ayuda para los terapeutas .
Saludos desde Monterrey, México 🙂

    César - 03/04/2018 Reply

    Qué bueno, gracias Marcela.

Leave a Reply:







Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies